Miércoles, 11 Julio 2018 03:25

Le nacen viviendas a la campiña tunera

Escrito por Juan Soto Cutiño

Las Tunas.- Si la unidad básica de producción cooperativa (UBPC) Diego Felipe ha podido salir airosa en los cultivos de caña y de alimentos, es porque la junta directiva tuvo la estratégica visión de concederle similar prioridad al mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo a los asociados y sus familiares.

Un claro testimonio de esa realidad resulta el progreso alcanzado en el fondo habitacional. Tan es así, que en los momentos actuales Diego Felipe figura entre los polos más importantes de la provincia en lo que a edificación de viviendas con recursos propios se refiere.

"Cuando en 1996 tomé el mando de esta cooperativa, aquí no existía ninguna casa de mampostería; hoy, sin embargo, contamos con 117 y seguimos construyendo", apunta el ingeniero agrónomo José Luis Jomarrón Cera.

Tan pronto como el visitante pisa tierra del barrio, en el que se asientan las estructuras socio-administrativas de la unidad, resulta imposible no percibir el movimiento que por estos días allí tiene lugar.
Obreros agrícolas, choferes y jefes de fincas hacen las funciones de constructores y dan los toques finales a siete confortables y bellas moradas, erigidas en el contexto de la Operación 65 Aniversario del asalto al cuartel Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

"Fue el primero de abril, a raíz de efectuarse la evaluación del Trabajo Comunitario Integrado Por Nosotros Mismos, que la máxima dirección política y gubernamental en la provincia nos encomendó la tarea de edificar esos hogares. Ya se encuentran a nivel de detalles", precisa el directivo.

Entre los improvisados albañiles que baten mezclas y hacen otros aportes, está Yandier Gayar Hidalgo, maestro de la escuela primaria de la comunidad, quien anda desbordado de alegría al ser beneficiado con uno de los nuevos domicilios.

"Tanto mi esposa como yo vivimos momentos de intensa felicidad. Esta casa es un palacio en comparación con la que habitábamos", refiere visiblemente emocionado, mientras hecha mezcla en un cubo.
Además de cómodas y ventiladas, estas residencias tienen la peculiaridad de poseer techos mixtos, pues sus diseñadores decidieron hacer el baño de placa para que sirva de protección de sus ocupantes, en caso de ciclones.

Al unísono de estas labores, los trabajadores y los vecinos en general también impulsan la construcción de otras obras de beneficio social, entre las que figuran el círculo sociocultural, la cafetería y el parquecito infantil.

Este positivo ambiente de esfuerzos y resultados fue reconocido por el Vicedirector Nacional de Vivienda, en reciente visita al polo de Diego Felipe, el cual tiene como objetivo inmediato levantar otros siete domicilios con similares características.

Quienes en esta comunidad batallan por un nivel de vida superior, sueñan con la posibilidad de sumar a las producciones locales de ladrillos y losas para pisos, la de bloques y de carpintería metálica.

Visto 1133 veces Modificado por última vez en Miércoles, 11 Julio 2018 10:18

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found