Lunes, 13 Noviembre 2017 11:28

Día del Bombero Cubano: Tuneros contra el fuego

Escrito por Juan Morales Agüero

Las Tunas.- Uno de los gremios que desplegó mayor actividad en nuestra ciudad en el siglo XIX fue el de los bomberos. ¡Pues vaya si hubo siniestros! Los amigos de la historia saben que la villa se redujo a cenizas varias veces por los mambises. Incluyendo la vez en que el Mayor General Vicente García hizo célebre la frase que integra el escudo citadino: "Prefiero verte quemada antes que esclava".

No es entonces aventurado inferir cuánta habilidad debieron desarrollar los apaga fuegos de la época contra algo devenido arma de lucha por la libertad.

La recurrencia de los incendios por acá fue tal que la calle Lucas Ortiz, antes de recibir ese nombre en 1931, se llamó precisamente así, Bomberos. Por cierto, ese heroico oficio fue honrado antes de la Guerra Grande por una de las figuras emblemáticas de las luchas independentistas en Las Tunas: Ramón Ortuño, quien además de ser el primer general de la raza negra del Ejército Libertador, fue fundador del primer cuerpo de bomberos que tuvo la ciudad.

Según el bisemanario local El Eco de Tunas, en su edición del 13 de enero de 1910, aquel colectivo lo integraban solamente personas de color, y contaba apenas con un carro, una bomba-extintor de mano, algunas mangueras, cubos y cuerdas, todo propiedad de la municipalidad. El medio periodístico agrega que varios comercios y almacenes de la ciudad disponían de pequeñas bombas, con las cuales regaban las calles los días de seca para evitar incendios.

No fue hasta el año 1944, en tiempos en que desempeñaba el cargo de alcalde de la ciudad de Victoria de las Tunas el doctor Gerardo Placencia, en que el Ayuntamiento Municipal autorizó la compra de un jeep para ser utilizado en la extinción de incendios. El vehículo costó tres mil 500 pesos de la época.

Pero no fue aquel cuerpo el primero del país. Ese honor les corresponde a los villareños, quienes lo constituyeron en la Isla el 13 de noviembre de 1696, fecha en que se festeja el Día del Bombero Cubano. Esta celebración fue aprobada en 1996, en un congreso latinoamericano realizado en La Habana.

En nuestro país los bomberos han gozado siempre de reconocimiento social. Tanto que hasta nuestro primer filme se llamó Simulacro de un incendio. El más célebre ocurrido en Cuba tuvo lugar el 17 de mayo de 1890, en la ferretería de Isasi, en La Habana. Murieron 38 personas, entre ellas 25 bomberos.

En su honor, el Ayuntamiento capitalino erigió un monumento en el Cementerio de Colón. Esta obra -de mármol blanco y de 10 metros de alto- la diseñó el escultor español Agustín Querol Subirats. Se inauguró el 24 de julio de 1897. Recoge las efigies en mármol de todos los bomberos muertos aquel día.

Hoy Las Tunas cuenta con un cuerpo de bomberos competente y entrenado, que ha escrito más de una página heroica. Dispone de moderna técnica para extinguir incendios con rapidez y eficacia, tanto en el sector residencial como en instalaciones socio-económicas, y para labores de rescate y salvamento.
A juzgar por lo que atestigua la literatura especializada, el primer cuerpo de bomberos del mundo lo organizó el emperador romano César Augusto, hace casi mil 700 años. El nuestro no es tan antiguo, pero no le va a la zaga en cuanto a historia. Su currículo de más de un siglo lo confirma.

Visto 582 veces Modificado por última vez en Lunes, 13 Noviembre 2017 15:02

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - Palax

    Incendiar a Las Tunas fue un acto de fervor revolucionario, pero trajo sus consecuencias nefastas ya que nos quedamos sin arquitectura colonial y por ende el turismo de ciudad no florece como lo hacen en el resto de la ciudades que aún conservan sus casas antiguas.

    Like 0 Short URL: