Martes, 13 Febrero 2018 06:12

Contaminación en la Bahía de Puerto Padre: la ola que no llega (+audios y videos)

Escrito por Nurisleydi Infante, Estudiante de Periodismo (Tomado de Radio Libertad)

Puerto Padre, Las Tunas.- El agua es muy negra allí, cuando debía ser azul. El muro del malecón separa a los transeúntes de la orilla fangosa y más allá, en la zona de El Boquerón, el litoral se enrarece hasta lo desconcertante; entre las aguas y la vegetación costera, latas de cerveza, restos de comida y hasta se puede ver, en ocasiones, uno que otro animal muerto. Un mar que grita y no es escuchado.

La Bahía de Puerto Padre está compuesta por dos lóbulos o bolsas, la de Chaparra y la de Puerto Padre y no solo tiene gran importancia como ecosistema, también desde el punto de vista económico, resaltando la existencia en ella de un enclave marítimo-portuario: la terminal de embarque de azúcar a granel, Puerto Carúpano, en Cayo Juan Claro, sin embargo, ha sido contaminada por las principales industrias y residuales domésticos, durante más de una centuria.

Entre las principales unidades agresoras de este entorno natural se encuentran las unidades empresariales de base combinado cárnico Gerónimo Astier, el central azucarero Antonio Guiteras y sus fábricas de derivados, el Hospital General Docente Guillermo Domínguez López y el sistema de alcantarillados, de Puerto Padre. Ninguna de estas fuentes contaminantes tiene sistema de tratamiento de residuales. Todas están en proyecto, pero sin fechas concretas de culminación.

                                         Leer más: desafíos ambientales en Las Tunas

"El Combinado Cárnico está enclavado en una zona donde no existe la posibilidad de hacer una planta de tratamiento de residuales, porque el terreno está en la zona costera y el manto freático está casi a flor de tierra. Actualmente, se encuentran realizando estudios de suelo con la Empresa Nacional de Investigaciones Aplicadas (ENIA) y todavía no tienen una solución efectiva", señala Lourdes Mendoza, encargada de la Dirección de Supervisión Integral en el Gobierno municipal.

Con el resultado de este estudio se adoptó un acuerdo en el Consejo de Dirección de valorar con la Empresa de Ingeniería y Diseño (Crever) la posibilidad de ejecutar el presupuesto restante en una propuesta definitiva, antes que finalice este año, según el informe del mes de noviembre, de este año, del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente(Citma).

"La propuesta de ellos es mudar el cárnico hacia otro lugar, lo cual depende del financiamiento del país", apunta Ríchar Olana, especialista de Gestión Ambiental.

El Hospital General Docente Guillermo Domínguez, ubicado en las afueras de la cabecera municipal, es otro de los principales contaminadores de la rada puertopadrense.

"En estos momentos se está trabajando en el montaje de la conductora hasta la laguna, lo cual debe culminarse antes de finalizar el año. No se ha construido la caseta de bombeo, pues en la fase de cimentación de la misma se inundó y la Empresa Constructora Municipal alega que no cuenta con la bomba de achique para bombear el agua", señala el informe del Citma de noviembre del 2017.

Por su parte, Lourdes Mendoza, muestra su preocupación, pues la laguna de oxidación del Hospital no se ha impermeabilizado.

Otro agente contaminador es el sistema de alcantarillado del municipio de Puerto Padre, él vierte en la bahía.

"No hay sistema de tratamiento de estos residuos, es muy costoso y los dirigentes del sector no han rendido información todavía acerca su situación actual, no nos hemos podido comunicar con la dirección de la unidad empresarial de base de Acueducto y Alcantarillado, en Puerto Padre", sentencia Ríchar Olana, especialista de Gestión Ambiental en el Citma.

                          Vea en PDF: Decreto – Ley No. 212 Gestión de la zona costera

Otras de las contaminadoras de la Bahía de Puerto Padre es la UEB industria Antonio Guiteras.

Según plantea el citado informe del Citma, en la actualidad se trabaja en el montaje de la conductora y sus accesorios, la instalación de las bombas y sus arranques, así como en la ejecución de una nueva trampa de grasa que formará parte del sistema de pretratamiento en sustitución de la existente, de funcionamiento defectuoso. También, se solicitó y aprobó un financiamiento de 700 mil pesos para el 2018, que dará luz verde al proyecto.

En el caso de la Planta de Torula se planificaron dos inversiones para el tratamiento de residuales. En lo referente a las acciones físicas la obra avanza a un 44,6 por ciento. La culminación de la segunda etapa depende de la entrada de los recursos de importación", continúa el informe.

Una parte de la vinaza, sustancia contaminante que desprende la destilería, se aprovecha para hacer la torula, por ello es importante rehabilitar la Fábrica de Torula y así darle un primer tratamiento a una parte de los residuales, explica Vladimir Pérez, especialista en Gestión de la Calidad de la UEB Derivados.

En cuanto a la UEB derivados Antonio Guiteras, no han entrado los recursos demandados para la estación de bombeo, por lo que se realizó una reclamación comercial a Azumat, entidad estatal de Cuba encargada de la agricultura, producción de la caña de azúcar, zafra, toda la industria azucarera y sus derivados.

El especialista en Gestión de la Calidad de la UEB Derivados, destaca que, en el 2017 se empezó a regar la vinaza a la caña de azúcar con pipas, pues esta tiene propiedades fertilizantes y así el producto no sería vertido a la ensenada de Puerto Padre.

O sea, una parte de los residuales emitidos por la Destilería sería tratado en la torula, otra se usaría para el riego de la caña y la última parte podría ser tratada en la laguna de oxidación existente, algo inoperable por problemas de financiamiento, sobre todo, en divisa, para adquirir los recursos de importación, explica Vladimir Pérez.

Todas estas irregularidades prolongan las afectaciones a la biofauna de la Bahía de Puerto Padre, acentuando la disminución de volúmenes de captura, la desaparición de especies como los camarones y moluscos, y de las aves que antes habitaban allí.

En la década del 90 del siglo pasado, se pudo determinar que en esta bahía vivían más de 100 especies de moluscos, crustáceos y ostiones, este último, renglón básico de la pesca en Puerto Padre, según el naturalista e investigador adjunto del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente del Citma en Puerto Padre, Walfrido Rodríguez Batista.

El licenciado propone una solución provisional que no requiere gran presupuesto: prolongar las seis cañerías existentes en la bahía 100 metros desde el malecón hacia adentro, lo cual desplazaría la contaminación hacia aguas más profundas, mejoraría el paisajismo del litoral y se atenuaría la fetidez en el malecón de Puerto Padre.

Es cierto que existen problemas con el financiamiento, con las importaciones, pero lo peor es que hay vacíos de comunicación, una barrera más para que se prolongue en el tiempo la tristeza de este pedazo de mar y se mantengan los frenos en el proceso de descontaminación de la Bahía de Puerto Padre.

Es necesario mayor control y exigencia por parte del Citma con respecto a las unidades contaminantes. Se hace imprescindible la búsqueda de alternativas que permitan disminuir el daño causado a este espejo natural, símbolo de una Villa que se presupone azul como debe ser su mar.

Visto 838 veces Modificado por última vez en Martes, 13 Febrero 2018 10:29

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found