Imprimir
Visto: 981

colas2

Las Tunas.- La alerta epidemiológica, emitida a esta provincia por el Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno nacional, es una clara evidencia del alza de casos positivos en las últimas jornadas; y que, a decir de las autoridades sanitarias locales, está asociada al incumplimiento de los protocolos por parte de los viajeros y sus familiares.

Con el nuevo caso informado hoy del municipio cabecera ya suman 197 positivos, desde que en marzo del 2020 iniciara la pandemia aquí, 120 importados y 77 autóctonos. El doctor Diego Álvarez Dopazo, director del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (CPHEM), refirió que aún no se precisa la fuente de infección de esta paciente de 50 años.

“Es una viajera procedente de Alemania que arribó a Cuba el 18 de diciembre y su primer y segundo PCR fueron negativos. Posteriormente, el día 5 de enero se le toma una tercera muestra, porque la aerolínea alemana lo solicitaba para entrar a ese país. El diagnóstico positivo llega el día 9 debido a los atrasos con las muestras en los laboratorios, pero para esa fecha ya no estaba en la provincia y todo indica que finalmente retornó a Alemania.

“Desde la primera a la última muestra transcurrieron 19 días, y aunque la señora pudo enfermar en el exterior, según el período de incubación, lo más probable es que se contagió aquí. Para precisar la fuente de infección y evitar una posible transmisión de la enfermedad se realizaron estudios de PCR a sus 14 contactos directos y a la población alrededor del área perteneciente al policlínico Manuel (Piti) Fajardo”. 

Actualmente, las mayores complejidades en el territorio están presentes en las áreas de Salud del policlínico Guillermo Tejas Silva, del municipio de Las Tunas, y del "Romárico Oro", de Puerto Padre.

Ante este panorama, dijo, se arreciarán las medidas de control por parte de las autoridades de las inspecciones sanitarias estatales e integrales del Gobierno. “Seguiremos con las acciones de promoción de salud y con la alerta oportuna, pero a la vez seremos más rigurosos con los infractores. No podemos permitir que empeoren los indicadores, es una responsabilidad que asume el sector de manera mancomunada con el resto de las autoridades del territorio”.

No obstante, el éxito ante este rebrote de la enfermedad depende de la conciencia colectiva. Álvarez Dopazo reiteró la obligatoriedad del uso del nasobuco, el distanciamiento físico y la higiene de manos y superficies para revertir este panorama que amenaza con un retroceso de la nueva normalidad.

Por su parte, el doctor Aldo Cortés González, vicedirector del CPHEM, reiteró que mientras exista circulación del virus o personas que arriben desde lugares donde hay transmisión estarán presentes los riesgos. “El comportamiento actual de la pandemia se corresponde con violaciones de los nuevos códigos de vida”, reafirmó.

Expuso que hay un incremento de autóctonos a partir de los contactos de primer orden de los viajeros confirmados, dígase madres, padres, hermanos hijos… Sin embargo, las conductas negligentes pueden provocar que la enfermedad se extienda a la comunidad.

El galeno abogó por la responsabilidad, conciencia y disciplina, claves para convivir con el virus y evitar el retorno a fases anteriores. “Los tuneros hemos demostrado que podemos vencer la pandemia y lo que suceda en lo adelante dependerá de nuestra actitud”.