Imprimir
Visto: 2060

zona riesgo2

Las Tunas.- Contener el alza de casos positivos a la Covid-19 para evitar una transmisión de la enfermedad es la prioridad del personal de la Salud en esta provincia, que ante la alerta epidemiológica extrema las pesquisas activas en la comunidad y la vigilancia de sospechosos y contactos de confirmados.

El sector, junto a los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), asumió la estrategia de visitar a las familias que esperan la llegada del algún viajero del exterior. Hasta ahora se ha identificado que 63 de estos posibles visitantes no poseen las condiciones para realizar el aislamiento en la vivienda; información que permite al sistema prepararse con anticipación.
La doctora Viviana Gutiérrez Rodríguez, directora provincial de Salud, refirió que hoy se vigilan 42 focos relacionados con casos positivos, 27 en el municipio de Las Tunas, nueve en Puerto Padre, uno en Amancio, dos en Jobabo, uno en Manatí y dos en Jesús Menéndez.
En el área de Salud del policlínico Romárico Oro, de Puerto Padre (la de mayor tasa de incidencia) se mantiene cerrado el poblado de Boquerón (desde la calle del cementerio hasta cuatro caminos), generado a partir del foco de La Morena. Abarca a cuatro mil 500 personas en más de 600 viviendas, de los consultorios médicos 1 y 10. Allí se percibe una respuesta positiva a las medidas implementadas y se pretende intervenir con el Nasalferón para elevar la respuesta inmunológica de esta población y garantizar que los enfermos no desarrollen síntomas severos.
La especialista dijo que fueron cerradas la sala de video de Boquerón, la Dirección Municipal de Estadísticas, tres aulas de la escuela primaria de Boquerón, la secundaria básica de Yarey de Vázquez y la escuela primaria. A partir del caso inicial se reportan nueve positivos, y ya tienen resultados del PCR 56 pacientes; mientras otros 69 continúan a la espera.
Tres de las áreas de Salud del municipio cabecera también presentan una situación compleja. En la perteneciente al policlínico Manuel Piti Fajardo están bajo restricciones la calle Adolfo Villamar desde René Ramos hasta el Puente y la Josué País desde Francisco Vega hasta esquina del punto del gas licuado.
Abarca una población de 553 personas del consultorio médico 18. Ahí se reportan, a partir del caso índice, dos confirmados y están ingresados como sospechosos seis pacientes. Fueron estudiados 47 contactos y quedan 36 pendientes de resultados.
En esa propia área permanecen cerradas la calle Vicente Cutiño desde Lora hasta Nicolás Heredia con un universo de 90 tuneros y 38 viviendas, que forman parte del consultorio 6. Se informan tres positivos, dos ingresados como sospechosos y se les realizó el PCR a 16 y solo está pendiente un diagnóstico. 

Otro gran foco en vigilancia, que incluye 156 domicilios y 399 tuneros, se localiza en el área de Salud del “Gustavo Aldereguía Lima”, y las calles implicadas son J. Espinosa entre Luis Manuel Suárez y Eddy Martínez; Mario Oro desde Camilo Cienfuegos hasta Cristino Barreda; Los Maceos desde J. Espinosa hasta Cristino Barreda; Eddy Martínez esquina J. Espinosa y Luis Manuel Suárez entre J. Espinosa y Cristino Barreda. A partir del primer confirmado ya se registran cinco positivos, cuatro sospechosos ingresados y de los estudiados, nueve esperan resultados.
Asimismo, se adoptaron las medidas restrictivas en la calle Roberto Reyes entre José Aguirre y 13 de Marzo del área de Salud Aquiles Espinosa, con un universo de 114 personas agrupadas en 50 casas, pertenecientes al consultorio 13. Dos pacientes resultaron positivos tras el primer caso identificado, y hay seis sospechosos en centros de aislamiento; quedan pendientes 61 resultados.
Ante este panorama sanitario, el Sistema de Salud aquí se ha propuesto establecer limitaciones a las zonas de los focos que generen más de dos confirmados, realizando una evaluación epidemiológica adecuada. Además, se clasificarán como sospechosos a los viajeros nacionales, procedentes de territorios en transmisión, que presenten síntomas y actuarán según el protocolo establecido.
Aun cuando la provincia transita por la nueva normalidad, el Grupo Temporal de Trabajo aprobó varias medidas para los municipios de Las Tunas y Puerto Padre que incluyen el uso obligatorio del nasobuco, la desinfección de las manos con hipoclorito a la entrada de las instituciones, el cierre de centros nocturnos, piscinas, gimnasios, la prohibición de fiestas; entre otras imprescindibles para evitar el retroceso a otras fases anteriores.
En los últimos 15 días, en esta provincia se confirman 71 casos, de ellos 45 autóctonos, para una tasa de incidencia de 8,41 por cada 100 mil habitantes. Acumula un total de más de 23 mil PCR en tiempo real y hasta el día de ayer quedaban pendientes con más de 72 horas 117 muestras.
Actualmente permanecen en vigilancia 207 viajeros procedentes del exterior, 120 tienen diagnóstico del primer PCR y 28 ya dieron negativos al examen del quinto día; 50 están a la espera de resultados. En las últimas horas arribaron al territorio 43 viajeros, 38 cubanos y cinco extranjeros.
Desde que comenzó la pandemia, Las Tunas acumula 233 confirmados, de ellos 124 importados. Hasta la fecha 93 están de alta médica clínica y 95 de alta epidemiológica.
De acuerdo con las estadísticas más del 70 por ciento de los diagnosticados aquí han cursado la enfermedad de manera asintomática; lo que muestra la necesidad de extremar las medidas, pues cualquier persona puede ser portadora del virus y desconocerlo. Por el momento, la única vacuna efectiva es el cumplimiento estricto de todas las orientaciones.