Imprimir
Visto: 2815

sandra1

Las Tunas.- Con el mismo nombre de esa Sandra que inspiró a Pablo Milanés, existe una tunera, fiel a sus raíces puertopadrense, que ilumina al público en cada interpretación. Sandra Orce está celebrando 40 años de vida artística y 26 Digital no quiso pasar por alto la oportunidad de conversar con ella. Y empieza el diálogo…

“Desde niña me gustaba cantar. No tengo antecedentes familiares en la manifestación, aunque mi papá y mi abuelo tenían afición por la más bella forma de lo bello. El instructor de arte Argelio Puig me descubrió y ayudó a crecer.

La casa de cultura Enrique Peña, de Puerto Padre, le abrió las puertas y fue en un grupo de niñas llamado Atahualpa en el que dio los primeros pasos. Al año siguiente, con dicho elenco participa en el XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, celebrado en Cuba, y en otros eventos, con buena acogida.

En los años 80, del pasado siglo, ese colectivo se separa, pero nuestra entrevistada siguió ese camino. “Fui aficionada muchos años; canté con Sol y Mar, Embajadores del Ritmo y otros, y en 1996 me evalué con el grupo Origen, en él aprendí desde interpretar cualquier género hasta bailar y todo lo referente a partituras. Yo tocaba la guitarra y cantaba. Siempre agradeceré a Máximo Pérez, su director, por la oportunidad”.

sandra orceTambién participó durante muchos años en el festival Villa de los Molinos, obteniendo múltiples premios, entre ellos el de la Mejor Interpretación y el de la Popularidad. “Nunca olvidaré a Puerto Padre, allí empezó todo. En el 2000 seguí mi carrera en solitario, aún en ese municipio y en el 2004 vengo para Las Tunas”.

CORAZÓN DE BOLERO

El bolero es el género que la caracteriza, aunque ha demostrado desenvolverse en cualquier apartado. “En mi repertorio hay rumba, música campesina, sones, baladas…, pero me inclino más por este porque va con mi personalidad; soy muy temperamental y, además, te permite jugar, dentro de la melodía, con la letra”.

Esta intérprete ha representado a Cuba en el Festival Internacional del Bolero que se desarrolla en Colombia. Sobre su experiencia, tras tres oportunidades compartiendo con el público de esa nación, afirma: “Les gusta mucho la música cubana. Es increíble cómo corean nuestros temas. Muchas veces me callaba porque la gente estaba cantando y eso causa un placer enorme”.

Ella también participó, por casi una década consecutiva, en el festival Boleros de Oro, con sede en La Habana y gracias al apoyo de Raúl de la Rosa, ha compartido escenario con grandes artistas como Rosita Fornés, Mundito González y Elena Burke, además de galas en el teatro América y diferentes espacios junto a Haila, Laritza Bacallao y otros. “Todo eso me llena de orgullo”.

DE OTROS CAPÍTULOS

La Peña de Sandra Orce es uno de sus desvelos. Funciona en el centro cultural Huellas el tercer viernes de cada mes, a partir de las 9:00 pm. También es la anfitriona de Boleros y algo más, actividad del Comité Provincial de la Uneac, que se desarrolla el primer miércoles de cada mes, desde las 3:00 pm.

Aunque no es compositora, una vez Máximo Pérez le puso música a una bachata suya llamada Esperando primavera y escribe poemas que no enseña a nadie. Ostenta la Medalla Raúl Gómez García, la Placa Paco Cabrera, el Laúd Cucalambeano, entre otros lauros. Además, ha sido reconocida su participación en la Jornada Cucalambeana y en las Tribunas Abiertas que se realizaron aquí.sandraorce

Entre sus referentes musicales destaca Elena Burke y, cuando le pregunto si fuera una canción cuál sería, responde sin dudarlo: cualquier bolero. Era de esperarse.

Esta miembro de la Uneac tiene una hija de nombre igual al suyo y dos nietas preciosas. Por el momento, su mayor anhelo es tener un disco. Ciertamente, sería imperdonable que una voz de tal naturaleza no pasara a la posteridad.