Viernes, 02 Marzo 2018 06:36

Best sellers, ¿escritos en Las Tunas?

Escrito por Esther de la Cruz Castillejo

Las Tunas.- La pregunta que da título a estas líneas atiende especialmente la sugerencia de una entrañable colega: "¿Por qué no escribes algo de los libros tuneros más seguidos por los lectores? Te garantizo que si indagas un poco en eso, vas a encontrar resultados muy interesantes". Tenía razón ella, como tantas veces.

Salí a las calles. Con esa interrogante asalté a transeúntes, amigos, lectores empedernidos y a otros, no tan acuciosos. Un título de entre tantos sobresalió: Matarile, la narrativa vehemente de Guillermo Vidal Ortiz.

Y es que la obra del "Guille", vivísima como parece estar él mismo en las esquinas y los parques a los que nos acercó, era, hasta hace poco, una suerte de talismán para los afortunados que habían podido hacerse de algún ejemplar. Sus ediciones "volaban" de los anaqueles. Un embrujo parecía alcanzar a todo lo que tuviera su rúbrica. Más de uno se vanaglorió entonces de haber conseguido antes  Las manzanas del paraíso o La saga del perseguido.

Pero ninguno alcanzó, al menos no en el gusto de los lectores,  la mítica historia de Toño, su infancia en Las Tunas, sus avatares de beca. Y ese sabor gratísimo de que se está ante un cuaderno "sabroso", escrito con el calibre necesario para trascender.

Lea más: Tras los días de cuando se escribió Matarile

"Ahora ya no tanto -afirman especialistas de la editorial Sanlope-, tenemos la novela Matarile en existencia en la red de librerías. Pero eso no tiene que ver con que a la gente ya no le guste. Lo que sucede es que se ha reeditado varias veces y todo el que ha querido (y no han sido pocos), posee el volumen en casa. En su momento fue un boom grandísimo. En algunos círculos solo se hablaba de eso".

Un poemario  destaca y hasta arranca algunas ocurrencias de mis efímeros interlocutores: Los epigramas malditos, de Carlos Esquivel. El texto que el también escritor Frank Castell definió como "perseguido y perseguidor", aborda con desenfado, lirismo y hasta ciertos atisbos cínicos, temas medulares de nuestra cotidianidad.

Lea más: Epigramas malditos o la visión de un país

Alguna librera me comentó, muy cerca de la calle Colón, que varias de las personas que se acercan a buscar la primera reedición hecha por Sanlope a Los epigramas malditos, tras la publicación inicial hace 16 años (porque  hay, además, injusticias literarias en este mundo), tienen una sonrisa en los labios. Llegan a comprar el texto con alegría, parece que cada verso está conectado con un pasaje de sus vidas, un recuerdo especial, una reflexión muy íntima o "como quien encuentra bálsamo para el mal del tiempo", diría yo.

postales-lastunasDejo para el final, el que ha provocado la "euforia" más reciente. Se trata de Postales tuneras, del fecundo colega Juan Morales Agüero. Me contaron de personas comprando varios ejemplares para llevarlos a otras latitudes y darlos como regalo a quienes esperan "algo" llegado de Cuba. Porque siempre está el que mata la nostalgia por lo suyo husmeando en un título que te acerca a lo que eres, desde la voz de tus coterráneos.

También me dijeron de un señor en la fortaleza de San Carlos de la Cabaña, durante los días de la 27 Feria del Libro en la capital del país, andaba buscando como loco  el stand de nuestra editorial; caminó toda La Habana para llegar a "las Postales que escribió el periodista de Manatí". Y nadie sabía decirle dónde encontrarlas.

Cuentan de cierta secretaria, con más de 20 años de trabajo en esta ciudad, que recorta las publicaciones de Juan, las pega en un álbum y las atesora para sus nietos. Quiere que crezcan amando a Las Tunas y no ha podido "empatarse" con el libro. Le toca hacer eso y esperar a que la buena suerte la acompañe durante el festejo literario aquí en abril próximo.

Lea más: Juan, el cronista 

Solo he traído tres ejemplos. Han sido los más mencionados por quienes, al pasar por cualquier esquina, encontraron a esta reportera atendiendo una sugerencia de la que salió agradecida. Seguramente, faltan muchos otros autores y textos. Sin embargo, entrañable lector, quédese con la esencia: tenemos literatura valerosa en el Balcón de Oriente, salida de plumas que calan, para bien, el alma de la gente.

Visto 1953 veces Modificado por última vez en Viernes, 02 Marzo 2018 10:48

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - Héctor López Ramírez

    Matarile. ¡Pues claro que sí!. Al Guille tuve la oportunidad de conocerlo personalmente en mi antigua casa en mi natal Manatí (Geonel Rodríguez No 61) junto a mi maestra de primaria Lucy Araujo y otras personas más que ahora no recuerdo que tomamos por asalto para hacer las conclusiones de un taller literario y allí frente a todos sentados en el verde piso de la casa y tras sacar un bulto de manuscritos reescribió una buena parte de esta obra. Como mismo lo conocí también me tocó acompañarlo hasta el sitio donde hoy descansa por la eternidad.

    De Juan Morales Agüero, Moralito, leo todo lo que me caiga a la mano y hasta salgo a la red de redes cubana en busca de nuevas textos salidos de sus incansables letras. Lo único que lamento es el no poder contar entre mis libros el tan discutido y buscado Postales Tuneras. Si conservo celosamente unos cuantos trabajaos de él que hace un buen tiempo me permitió publicar en la web de cultura de Manatí que además de fundar, llevé de la mano durante 8 años y hoy lastimosamente ese sitio (“El Guitarrero”) sigue existiendo pero carece de información actualizada.

    Amiga Esther, claro que si existen Best sellers escritos en Las Tunas, si alguien lo duda que se dé una vueltecita por el balcón del oriente cubano, ciudad capital de la escultura cubana donde la cultura nace de la propia vida

    Like 0 Short URL: