f0186873

Estados Unidos, el mayor terrorista del mundo, califica de patrocinador de este flagelo a la nación que más médicos ha enviado al mundo para contribuir a salvar vidas del azote de la COVID-19. Los hechos desnudan la desvergüenza del imperio

En un silencio cómplice, el Gobierno de EE. UU. se abstuvo de condenar el ataque con fusil a la Embajada cubana en Washington, el 30 de abril de 2020

El anuncio del Gobierno de Estados Unidos de su anuencia a la consideración de Cuba como un Estado patrocinador del terrorismo, resulta otra confirmación contundente de cómo la administración imperial maneja la mentira según conviene a sus intereses políticos, económicos, o de cualquier índole.

La infame decisión ha sido condenada en Twitter por el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, quien la calificó de hipócrita y cínica.

«El oportunismo político de esta acción es reconocido por todo el que tenga una preocupación honesta ante el flagelo del terrorismo y sus víctimas», argumentó el Canciller, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

La grave acusación no hace más que sumar créditos al desprestigio y la inmoralidad de la política exterior estadounidense, justo cuando en su propia nación tienen lugar las más vergonzosas manifestaciones de desprecio por la vida de los seres humanos.

El país que, en su prepotencia, levanta tamaña farsa contra Cuba, es el mismo que promueve el extremismo político y alienta que gente armada tome por asalto instituciones públicas; que, al subordinar la Salud al mercado, expone a sus ciudadanos al contagio y la muerte masiva por una epidemia; que asesina, selectivamente y fuera de sus fronteras, a quienes considera enemigos, y que, en un silencio cómplice, se abstiene de condenar el ataque con fusil a la Embajada del país que ahora acusa, descaradamente, de terrorista, y al que ha bloqueado por más de 60 años, para hacerlo rendir por hambre y miseria.

 Estados Unidos, el mayor terrorista del mundo, califica de patrocinador de este flagelo a la nación que más médicos ha enviado al mundo para contribuir a salvar vidas del azote de la COVID-19. Los hechos desnudan la desvergüenza del imperio.

Escribir un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Código de seguridad
Refescar