Imprimir
Visto: 1293

y noya

La Habana,  El presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión, Alfonso Noya, abogó hoy por el uso de la información y la comunicación para contrarrestar ataques en el entorno mediático.

Durante un encuentro virtual de altas autoridades de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), reconoció Noya el desafío que representa la industria mediática-cultural hegemónica, con sus propósitos de colonización ideológica.

De acuerdo con varios tuits publicados, el titular recordó la importancia de los procesos comunicativos para el modelo económico y social de Cuba, los cuales constituyen un bien público y un derecho ciudadano, 'para garantizar mayor capacidad de nuestro pueblo ante las agresiones'.

'Acuerdos de concertación regional en materia económica, salud, educación, demandan un correlato comunicacional anclado en nuestras identidades', enfatizó.

Según la página de la cancillería, en la cita las autoridades del área de Comunicación e Información, de esa plataforma, significaron la urgencia de activar políticas que propicien una mayor integración entre los pueblos.

Llamaron asimismo a que estas acciones contribuyan a enfrentar la guerra mediática desatada contra países del mecanismo de integración ALBA-TCP, integrado por Cuba, Bolivia, Venezuela y Nicaragua.

Igualmente forman parte la Mancomunidad de Dominica, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda, y Santa Lucía.

Otros puntos de análisis fueron las potencialidades de la alianza regional y la necesidad de promover las culturas, así como de mostrar la fuerza, vigencia y eficacia de este bloque, subrayó el portal.

También intervino en el encuentro el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, quien trasladó un saludo del presidente Nicolás Maduro, e insistió en desarrollar redes alternativas y nuevos medios para la colaboración entre los países del área.

La reunión sesionó como parte del plan de trabajo para el 2021 de dicho mecanismo, aprobado por los jefes de Estado y de Gobierno en la XVIII Cumbre de ALBA-TCP, celebrada en diciembre de 2020.