Imprimir
Visto: 368

Eduardo Lorier

Montevideo.- El exembajador de Uruguay en Cuba Eduardo Lorier manifestó hoy su convicción de que los planes de Estados Unidos para desestabilizar al país caribeño están destinados al fracaso.

Lorier señaló que además de las viejas tácticas "usadas desde siempre por el imperialismo yanqui para atacar a la Revolución Cubana", ahora utiliza nuevas tácticas de guerra híbrida para concretar sus objetivos como aquellas que se utilizaron en las llamadas "revoluciones de colores".

Para el exsenador del Frente Amplio "es el mismo perro con diferente collar", con el que se pretende hacer mella en un pueblo azotado por la pandemia y con una de sus principales fuentes de ingreso cerrada, el turismo, expuso a Prensa Latina.

Denunció que para cumplir sus objetivos desestabilizadores utilizan enormes recursos que financian a la contrarrevolución cubana, concentrada en Miami, pero distribuida por toda América Latina y países europeos.

En este sentido censuró por inaceptable la intromisión de gobiernos en la soberanía de Cuba, que rompe con todas las reglas diplomáticas universalmente aceptadas y "debe ser condenada, como nosotros lo hicimos respecto a nuestro Gobierno, que lamentablemente se presta a tal juego desestabilizador.

"Cuba es históricamente el primer territorio libre de América, aquel pueblo encabezado por Fidel que se atrevió heroicamente a liberarse de las garras del imperialismo de Estados Unidos para construir libremente su propio porvenir", destacó Lorier. El también exsecretario general del Partido Comunista de Uruguay consideró la gesta revolucionaria cubana un verdadero "escándalo teórico", porque "marcó un parteaguas en América Latina y abrió las sendas de la segunda independencia y la revolución continental".

Resaltó que la solidaridad con la Revolución Cubana es una cuestión de principios para los comunistas uruguayos, que desde el primer día impulsaron la creación en todo el país de Comités de Solidaridad.

"Y hoy como ayer la seguimos impulsando plenamente frente al bloqueo criminal que pretende impedir las posibilidades de desarrollo del pueblo cubano hacia el socialismo, cosa que por cierto no logrará", aseveró Lorier.