Imprimir
Visto: 850

lastunas

Las Tunas.- La única ciudad cubana incendiada tres veces acaba de entrar en el año de su primer cuarto de milenio, y las autoridades locales con el concurso de sus moradores, ya se disponen a engalanarla para que Las Tunas no pierda su paso galopante hacia el futuro.


“Es mi ciudad, la quiero así” es el slogan concebido para el año 250 de su fundación (30 de septiembre), cuyo programa del gobierno municipal promete que vendrán celebraciones como la tradición lo exige, mediante actividades cívicas y solemnes, y la realización de acciones para mejorar el entorno y la calidad de vida del pueblo.
Al analizar la campaña se realizó un estudio de los principales renglones socioeconómicos para profundizar en las características socio demográficas, económicas y lugares más representativos de la geografía urbana.

Luego de sus incendios (1869 por Manuel de Quesada; 1876 por Vicente García; y 1897 por Calixto García) cuando perdió sus valores patrimoniales de la arquitectura colonial, en los primeros años del siglo XX fueron levantándose edificaciones eclécticas y así fue creciendo lentamente con este arte, conocido como el estilo sin estilo.

Pero no fue hasta la década del 70 del pasado siglo en que la urbe comenzó a dejar atrás su estructura aldeana, con el emplazamiento de esculturas monumentales de los más afamados en el arte tridimensional en Cuba.

Con ello el también llamado Balcón del Oriente Cubano fue bautizado con el epíteto “Capital de la Escultura Cubana”, y luego llegaron potentes industrias como Acinox y Estructuras Metálicas, y un centro histórico cada día con más aire citadino y más acogedor.

Las Tunas es una ciudad que antes de comenzar este siglo tenía poco más de 100 mil habitantes, con lo cual se tituló como ciudad de primer orden; y ya roza los 170 mil hijos, con nativos y otros de varios territorios orientales que cuando llegan se aplatanan y no regresan a su origen.

Y es que Las Tunas es así, muy querida por sus hijos y solidaria con los que llegan y quieren vivir en ella.