Imprimir
Visto: 2188

pure tomate LasTunas2021

Las Tunas. - El capricho de las lluvias trastocó los calendarios habituales y ha querido la “suerte” que aún en suelo tunero se esté cosechando tomate. Los círculos rojos decoran el menú de muchas mesas a la hora de comer, pues el precio en las balanzas ha disminuido discretamente. La verdad es que hay tomate; ahora, con sus derivados, la cuestión es otra…

“Oiga, es difícil creer que en plena cosecha no haya puré en las tiendas, me pregunto las latas que antes vendían en las cadenas recaudadoras de divisas a dónde han ido a parar. Y con los particulares uno no sabe a qué atenerse, el producto puede ser bueno o muy malo, no queda otro remedio que hacerlo una misma”, comenta a 26 Zenia Días, residente en esta ciudad del oriente cubano.

Enrique Suárez también carga con sus preocupaciones. "Tuve que hacer tremenda cola para comprar una lata de puré en moneda libremente convertible, cuando en el territorio hay una fábrica que puede abastecer la localidad. Y si eso es ahora, imagina cuando pase la cosecha”.

AL INTERIOR DE LA FÁBRICArolando fab liberacion alimenticia LasTunas 2021

Los ojos de los tuneros se perfilan hacia la fábrica de conservas Liberación, enmarcada en el territorio y al día en sus compromisos empresariales, de tal manera que unos meses atrás anunció un récord productivo en la elaboración de mermelada de mango.

Rolando Sánchez, maestro de Conservas en la unidad, asegura que el colectivo, con el debido respaldo técnico, está en condiciones de duplicar los rendimientos productivos, pero lamentablemente no cuentan con las materias primas necesarias para lograr una estabilidad.

“Desde febrero hasta la fecha recibimos 753 quintales de tomate y hemos procesado alrededor de 700 kilogramos. Por supuesto, la producción está muy por debajo de nuestra capacidad”, puntualiza.

“En estos momentos, añade, estamos comercializando puré en nuestro punto de venta, que sabemos se encuentra bastante alejado del centro de la ciudad, pero no tenemos suficiente para vender en las panaderías como hacemos con otras conservas. El año pasado sucedió igual, y la cuestión está en que Acopio, nuestro abastecedor, prioriza en sus planes de entrega al consumo social, incluso, tiene compromisos con otras fábricas y lo que llega hasta esta unidad es insuficiente.

“Nosotros, afirma, podemos hacer contratos directamente con los productores, pero estos tienen pactadas las cosechas con Acopio y como les pagamos la fruta al mismo precio, se les encarece traerla hasta aquí, pues se les suma el costo adicional de los fletes”.

DESDE EL SURCO

El productor Maikel Ramírez, desde su realidad, descubre para 26 otra arista del problema. Su finca El Careaco, en el Kilómetro 7 de la carretera hacia el municipio de Jobabo, tiene una gran tradición de siembra de tomate, pero nunca faltan los contratiempos para que sea rentable su sacrificio.

“La mayor dificultad siempre está en la escasez de envases, enfatiza Maikel, Acopio no tiene las cajas suficientes ni van en las fechas previstas a recoger las cosechas. Esto es un problema grande para nosotros los campesinos, pues es muy triste perder el fruto de tu trabajo y el sustento de tu familia.

“En estos momentos, explica, estoy recogiendo unas 20 cajas, que no son suficientes para vendérselas a la fábrica, pues con esa cantidad el flete me sale muy caro y no me resulta rentable, Acopio tampoco ha ido a comprármelas, así que no me queda otra solución que hacer el puré yo mismo.

“No se trata de falta de compromiso, pues aprendí de mis mayores a donar a las instituciones sociales como círculos infantiles, hogares maternos, escuelas, pero se hace bastante engorroso el proceso cada año, eso desalienta a los productores”.

productor AldoDesde el municipio capital, en la cooperativa de créditos y servicios (CCS) Omar Pérez Pérez, su presidente Aldo Rodríguez Prieto nos describe los principales escollos que interrumpen la producción de puré en su minindustria. “Lo primero es la poca producción de tomate y los bajos rendimientos en los cultivos en este último período.

“A partir del segundo semestre del 2020 a estas afectaciones se le suma la falta de envases y aunque hemos tenido que recurrir a numerosas alternativas, como botellas, pomos y otros recipientes, siempre respetando las normas de inocuidad de los alimentos, se hace muy poco volumen de puré, con respecto a los tiempos anteriores”. 

Otras cuestiones están referidas a algunos insumos que necesita la fabricación industrial del surtido y “en la tienda de moneda libremente convertible, donde estos accesorios se venden, no lo podemos comprar porque todavía no tenemos ganancias en esta moneda y en la tienda todavía no hay POS para nosotros mismos pagar”, detalló el productor.

LOS DESTINOS DE ACOPIO

Pablo César Ávila González, al frente de la Empresa Provincial de Acopio, declara que el principal problema este año se debió a la poca recogida de tomate, aunque asegura que los niveles de producción del territorio están por debajo de las capacidades de las fábricas y minindustrias tuneras.

“Nosotros, refiere, nos regimos por un balance nacional; y el que no se pone en las placitas para el consumo se balancea contra las industrias del país que tienen grandes capacidades de procesamiento, nosotros tenemos un vínculo con Camalote (en la provincia de Camagüey).

“Todos los años, asegura, le entregamos a 'Liberación' una cantidad de tomate, y a las minindustrias de los municipios. Cuando recogemos un carro de tomate que no tiene la capacidad completa y, por ende, no nos es rentable llevarlo hasta Camalote, lo dirigimos hacia los municipios; Puerto Padre, por ejemplo, hizo bastante puré. Todo depende del desenvolvimiento de las bases productivas y de que las frutas se le entreguen a Acopio. El tomate del municipio de Las Tunas, que es el que llevamos mayormente a la fábrica, fue muy escaso”.

VOLUNTAD DE PRODUCIR

"Liberación" tiene la capacidad de procesar entre seis y siete toneladas diarias. Su colectivo está organizado para laborar en dos turnos, pero la actual demanda no exige ese ritmo y apenas se producen tres toneladas de conservas cada día.

mecanico fab liberacion alimenticia LasTunas 2021Ramón Uriarte atesora la responsabilidad de ser el único mecánico de toda la planta y, aunque es demasiado modesto, sus compañeros aseguran que gracias a su ingenio "Liberación" está funcionando. “Lo mío es inventar, dice, sobre todo para que la fábrica se mantenga activa, porque llevo más de 37 años en este lugar y he llegado a sentir que este colectivo es también mi hogar”.

Uriarte ha adaptado sistemas de pedestal a cajas de bolas, y la tapadora, que data del año 1912, aún hermetiza los envases gracias a sus múltiples arreglos. Él, Delia Valdés y el resto de los trabajadores siempre andan buscando soluciones ante los problemas que entraña una fábrica con tecnología obsoleta y varios lustros de sobrexplotación.

comercial fab liberacion alimenticia LasTunas 2021Adis Rodríguez, al frente del Departamento Comercial, cuenta que "Liberación" está inmersa en un proyecto de desarrollo local que se traducirá en mayor cantidad de alimentos para las familias tuneras. “Recientemente, precisa, también pasamos a formar parte de la Cartera de Negocios de la provincia y varios inversores se han interesado en nuestro funcionamiento. Hemos elaborado un proyecto que concibe tres etapas relacionadas con el montaje de algunos tachos al vacío que permitirán diversificar y ampliar las producciones.

“Pretendemos modernizar y ampliar espacios laborales, manteniendo el principio de marchar hacia adelante. También queremos crear un almacén de productos terminados y en el futuro acariciamos la idea de echar a andar una línea para la producción de mayonesa y galletas”.

¿Y EL RESPALDO?

Puertas adentro de la fábrica tunera de conservas, desde el esfuerzo colectivo se buscan soluciones para que la producción sea estable y cada vez más eficiente. Con las miras hacia la modernización se ha creado un proyecto sólido de desarrollo local, pero incluso, para acercarse a esos horizontes prima el requisito de que haya una garantía de entrega de materia prima que en estos momentos está muy lejos de ser efectiva.

Los directivos de la unidad, ante la necesidad no solo de cumplir planes sino también de aportar beneficios extras a sus trabajadores, en ocasiones pactan compras en otros territorios, cuando la localidad actualmente sigue cosechando las mismas frutas. Lamentablemente, en lo que va de año no se ha procesado guayaba, porque los precios establecidos por Acopio no resultan rentables para el desenvolvimiento del centro.

Ante los ojos de los pobladores solo una cuestión es palpable: la falta de puré de tomate en la red comercial. Sería prudente que el proceso de ordenamiento monetario sirviera de marco para que aquí se repensaran las prioridades y compromisos del territorio con su principal industria procesadora de las cosechas de tomates y frutas; y más ahora que se anuncian transformaciones en la política agrícola de la nación para incentivar a los agricultores. Solo así podrían “cuajar” los convenios, y cambiará la “suerte”.

fab liberacion alimenticia LasTunas 2021