Imprimir
Visto: 1339

mambi3

Las Tunas.- La nueva política de comercialización, para estimular la producción de alimentos y flexibilizar los mecanismos rectores de la actividad, trasciende los contextos de la producción, acopio y distribución de los productos agrícolas. Esta implementación conduce, además, a cambiar la imagen del mercado agropecuario y la del abastecimiento a la población, y por esos caminos anda el usufructuario Argel Fundora Acosta, quien asume el mayor agromercado de la provincia: El Mambí, en la modalidad de nuevo tipo.

A pesar de las limitaciones económicas, escasez de insumos y en medio de una pandemia que recrudece el contexto, garantizar un servicio eficiente, productos con mayor valor agregado, empleados uniformados, pagos electrónicos y que sea una muestra fiel de lo que debe ser la Agricultura, es el móvil que guía a este emprendedor, avalado por las facultades que le confiere el Decreto Ley 35 y un paquete de normas jurídicas.

“La población le reclama al campo mayores niveles de productos y eso, en gran medida, tiene que ser autogestionado por los comercializadores, para no tener tarimas vacías con tanta producción existente en las zonas rurales”, aclaró el usufructuario.mambi1

Aprovechar la construcción es fundamental para brindar un servicio de excelencia, reconoce Argel. Espacios para expender jugos, confituras, carnicería, productos agrícolas, un apartado dedicado al maíz y otro a platos tradicionales, que serán vendidos en una fonda, se crean como los departamentos principales. No obstante, en sus perímetros también radicará toda la infraestructura de la plataforma online del mercado, tanto para el pago, como para el comercio electrónico”, explicó.

Con una perspectiva sin límites, el joven emprendedor detalló a 26: "El Mambí será también un centro de compra al por mayor para quienes poseen restaurantes particulares u otra forma de gestión". Tal y como lo hizo durante nueve meses, en el conocido mercado Bonachea, donde también brindó un servicio especializado, su objetivo siempre será “garantizar la alimentación del pueblo".

mambi2“Aún falta mucho por hacer”, subrayó. La mente inquieta de este usufructuario no se detiene y entre donaciones a centros de aislamiento, ventas diferenciadas hacia distintos sectores de la población y una consolidación en el comercio electrónico, no abandona tampoco sus entregas a grupos priorizados ni los compromisos de abastecimiento al punto de venta Los Vegetales, el cual lidera también.

Obtener el arrendamiento del nuevo agromercado implicó que el usufructuario tuviera que entregar el “Bonachea”, el que con anterioridad arrendó en la modalidad de nuevo tipo. Numerosas han sido las preocupaciones en torno a esta decisión por parte de los vecinos aledaños al recinto, los que se preguntan quién asumirá la comercialización de productos allí, pues durante el tiempo que Argel lo hizo las tarimas estaban suministradas y se podía encontrar variedad en los servicios. Se resuelve entonces la comercialización en El Mambí; mientras, el Bonachea está desabastecido.

Actualmente, Fundora Acosta se encuentra insertado en la creación de su propia Mipymes (micro, pequeña o mediana empresa), oportunidad que, sin dudas, le permitirá actuar con personalidad jurídica en aras de perfeccionar su gestión, como actor fundamental para la producción y comercialización de productos agropecuarios.