Imprimir
Visto: 2660

bandec234

Las Tunas.- Colocarse a la altura de los cambios que ocurren en la economía nacional sigue siendo el empeño del Sistema Bancario, expresó aquí Marta Sabina Wilson González, ministra-presidenta del Banco Central de Cuba (BCC), tras su corta estancia en esta provincia del oriente cubano.

El asesoramiento a campesinos, nuevas líneas de crédito para las pequeñas y medianas empresas estatales que se están constituyendo, para los cuentapropistas y la población en general; así como la calidad de los servicios, el aprovisionamiento y sostenibilidad de los sistemas informáticos y de la banca electrónica, fueron algunos de los asuntos evaluados por Wilson González durante su periplo por sucursales bancarias de la capital provincial.

El Sistema Bancario, dijo, tiene el reto del apoyo a los productores agrícolas. “Tenemos la obligación fundamental de educar, enseñar y acompañar a estos nuevos de actores económicos, como los productores en el proceso de financiamiento bancario”, insistió. No es, aclaró, algo que vaya hacerse a la ligera pero tampoco anteponiendo trabas. “Hay que hacer un traje a la medida, porque la situación económica de un productor individual no se parece a la de una cooperativa, o a la de un emprendedor que comienza”.

MtraPdtaBancoCentralCubaLa mejoría de los engranajes bancarios es prioritario para el Gobierno cubano, aseguró la ministra-presidenta del BCC, aunque, acotó,  dependerá de que mejore la solvencia de las arcas públicas, sobre todo, en moneda libremente convertible para la importación de los insumos necesarios. “Tenemos un proyecto de modernización del sistema contable. Eso nos permitirá también potenciar los servicios de comercio electrónico en los que los bancos participan. Además, ampliar y garantizar la base tecnológica que los soporta. Trabajamos en eso, pero todo pasa por un tema financiero”, comentó.

Acompañada por Tania Fito Hernández, presidenta del Banco Popular de Ahorro, Wilson González departió con trabajadores del sector, directivos provinciales y con usuarios de los servicios bancarios en Las Tunas.

“La Covid-19 nos trajo retos nuevos y hemos tenido que aprender a hacer nuestro trabajo bajo esta dinámica de aislamiento y buscando procesos que permitan prestar los servicios. Hay cosas que llegaron para quedarse, procedimientos que se mejoraron”, expresó refiriéndose a estos dos últimos años durante los cuales el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus se sintió con particular crudeza en cada una de las entidades bancarias cubanas.