Imprimir
Visto: 2971

2 Fernando Vecino Alegret junto a capitan Raul Manchon en Delicias

Las Tunas.- A inicios de 1960, el presidente de la República de Cuba, doctor Osvaldo Dorticós Torrado, en respuesta a declaraciones del mandatario de los Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower, se refirió entre otras denuncias a los frecuentes bombardeos ocurridos contra centrales azucareros y plantaciones cañeras por aviones norteamericanos.

La profundización y avance de la Revolución durante ese año fue una dura lucha contra la ideología burguesa al interior de nuestra sociedad. Mientras esto ocurría, naves aéreas procedentes del norte arrojaban bombas incendiarias sobre las colonias cañeras del central Manatí; asimismo, un joven de 24 años moría en un incendio en los campos del central Chaparra, producido por estas aeronaves.

Y elementos pertenecientes a las organizaciones contrarrevolucionarias Movimiento Demócrata Cristiano (MDC) y Asociación Nacional Anticomunista (ANAC) quemaban 50 mil arrobas de caña, en las inmediaciones de esa zona del actual municipio de Jesús Menéndez.

En marzo, otras áreas de los ingenios Delicias y Chaparra nuevamente fueron objeto de sabotajes y ocurrieron bombardeos aéreos con fósforo vivo en un intento por afectar la zafra azucarera; también, se gestaban planes de guerra biológica para incapacitar a trabajadores de ese sector, utilizando medios químicos.

En este período, el Instituto Nacional de la Reforma Agraria (INRA) creó la zona de desarrollo agrícola ZDA O-28 Fernando de Dios, correspondiente a los términos municipales de Holguín, Gibara, Victoria de las Tunas y Puerto Padre. El capitán del Ejército Rebelde Fernando Vecino Alegret fue designado por el Comandante en Jefe Fidel Castro para dirigir esa entidad.

Pero los intereses norteamericanos en estos predios eran muchos y las transformaciones que introducía dicha estructura en el desarrollo agrícola se les enfrentaban abiertamente. De ahí que no tardó en fraguarse un complot contra la vida de Vecino Alegret. Gracias a la intervención oportuna de los incipientes Órganos de la Seguridad del Estado, el plan fue abortado y detenidos los malhechores, que fueron juzgados por el tribunal revolucionario de Holguín y sancionados a diferentes penas de privación de libertad.

En agosto se nacionalizan las principales compañías norteamericanas mediante la Resolución No.1 de la Ley 851. Fueron rescatados para el pueblo 36 de los mejores ingenios existentes en el país, entre los que estaban Chaparra, Delicias, Francisco y Elia, pertenecientes a The Francisco Sugar Company; Manatí, propiedad de la Manatí Sugar Company y Jobabo, de la Compañía Cubana S.A.

La reacción no se hizo esperar, surgieron nuevas organizaciones integradas por exlatifundistas, casatenientes, politiqueros y elementos resentidos. En suelo tunero sobresalieron el Frente Democrático Revolucionario (Rescate), la organización contrarrevolucionaria 30 de Noviembre y una célula de la Organización Occidental Anticomunista. Igualmente surgió el primer foco de alzados en el Cerro de Caisimú, encabezado por el excapitán del Ejército Rebelde José Gabriel Cedeño Collejo, El Negro, el cual fue neutralizado en poco tiempo.

A pesar de tanta presión, las medidas revolucionarias no se detuvieron y 1960 siguió su ruta patriótica: se promulgó la Ley de Reforma Urbana, surgió la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) el 23 de agosto, y poco después, el 28 de septiembre, Fidel crea los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

Otros y grandes retos estaban por venir. El pueblo no claudicó y bajo la guía de Fidel enfrentó resuelto las agresiones imperialistas.