Domingo, 16 Julio 2017 05:52

Cáncer de piel: Una bomba de tiempo

Escrito por Misleydis González Ávila

Las Tunas.- Desde bien chico gustaba tomar baños de Sol. Era el verano su etapa favorita como para cualquier pequeño de esa edad, solo que, en su caso, pasaba largas horas expuesto a los rayos ultravioletas.

Disfrutaba nadar y jugar en playas, piscinas y ríos sin importar las lesiones que luego aparecían en su piel. Por lo general, lo único que llevaba puesto era el traje de baño.

Poco después de la adolescencia, y tras varias quemaduras serias y dolorosas decidió protegerse, pero ya estaba hecho el mal. Como consecuencia de aquellas jornadas con el pecho y la espalda descubiertos, le salieron lunares que luego crecieron y oscurecieron. Desde ese momento, libra una batalla contra el cáncer de piel. Cuando recuerda su irresponsabilidad en los años mozos confiesa sentir deseos de retroceder el tiempo; probablemente hoy su vida sería muy distinta.
En estos días es bastante común que niños, jóvenes y adultos disfruten del período estival en campismos y playas. La alegría que contagia a todos, la posibilidad de dorarse y exhibir hermosos cuerpos tras varios meses de ejercicios, son algunos de los motivos que hacen "olvidar" los efectos negativos de la excesiva exposición al Sol; olvido que con los años puede conducir a la aparición del cáncer cutáneo.
La piel es el mayor órgano del cuerpo: mide aproximadamente de 1,8 y 1,6 metros cuadrados en el hombre y la mujer,  respectivamente. Contiene células receptoras capaces de responder al dolor, al tacto y a la temperatura y constituye la principal defensa del organismo contra el calor, el frío, los traumatismos, sustancias químicas y contaminantes. Impide, además, que los fluidos penetren o se escapen.
Si bien la luz solar es esencial para vivir y en pequeñas dosis ayuda a nuestro organismo a sintetizar la vitamina D (vital para metabolizar el calcio y fortalecer los huesos), la radiación ultravioleta puede ocasionar daños irreversibles, tales como el envejecimiento prematuro y el desencadenamiento de un proceso canceroso.
Corren mucho riesgo las personas de tez, ojos y cabellos claros o quienes tienen antecedentes en la familia. Durante el pasado calendario, dicha enfermedad fue la de mayor incidencia en la provincia con 320 casos. Esto demuestra la necesidad de asumir hábitos saludables desde la infancia, teniendo en cuenta que los perjuicios son acumulativos y luego aparecen en la adultez.
Aunque los protectores solares resultan de gran ayuda, las armas más eficaces son el uso de ropa protectora (pantalones largos, camisas de mangas largas, sombreros de alas anchas, gafas) y de sombrillas, así como evitar exponerse entre las 10:00 de la mañana a 4:00 de la tarde, horarios en que los rayos son más intensos.
Cuando sienta el Astro Rey sobre su espalda, no dude en buscar alternativas para cubrirse. Recuerde que las quemaduras solares que sufra hoy pueden convertirse en cáncer cutáneo dentro de 20 años o más, como si se tratara de una bomba de tiempo; entonces será demasiado tarde para detenerla.

Visto 1926 veces Modificado por última vez en Lunes, 17 Julio 2017 12:48

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found