Las Tunas.- Cuando conocí hace dos años a la pionera Diana Karla Grau Gómez recordé el poema Romance de la niña mala, de Raúl Ferrer. Cursaba el quinto grado y pocos apostaban porque pudiera lograr sus sueños.

Publicado en Deporte