Imprimir esta página
Sábado, 18 Agosto 2018 07:33

Alcohol y timón no combinan

Escrito por Ramiro Segura García
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
  • No comment

Las Tunas.- Cuba mantiene una campaña permanente contra los accidentes del tránsito, con la finalidad de disminuir las elevadas pérdidas de vidas humanas y recursos materiales, pero en la etapa de verano se refuerzan las medidas ante el incremento de personas en las vías por las vacaciones de trabajadores y estudiantes.

En Las Tunas, la ingestión de bebidas alcohólicas constituye una de las principales causas de la alta accidentabilidad, pese a las numerosas acciones preventivas.
La temporada estival suscita el fortalecimiento del combate contra los incumplidores de lo dispuesto en el Código de Seguridad Vial, debido a que reiteradamente se detectan casos de implicados en el territorio.

Quienes actúan con tamaña irresponsabilidad hacen oídos sordos a los constantes reclamos de varias entidades para detener el negativo fenómeno. Los llamados de alerta están encabezados por la Policía y los organismos que gestionan los medios de transporte, pero no basta con eso.

Resulta esencial el incremento del repudio por parte de individuos, parejas, familias y grupos poblacionales, que conocen las violaciones de los choferes encargados del traslado a los escenarios de recreo.

Lamentablemente, existen pasajeros que facilitan a los conductores el consumo de bebidas durante sus funciones, lo cual los convierte en cómplices de la infracción de la Ley y de los probables desenlaces funestos. Tampoco faltan los que aprueban la falsa idea de que muchos son mejores en el timón cuando incurren en ese hecho.

Ante tantos desastres viales, la ciudadanía debiera tener mayor percepción del peligro y ser más enérgica en el enfrentamiento a tales indisciplinas. Si fuera superior la cohesión contra los que conducen pasados de tragos, crecería la conciencia de que el alcohol altera el sistema nervioso y, por tanto, no se puede estar en plena capacidad para mantener el férreo control del vehículo y realizar correctamente las maniobras ante cualquier anormalidad.

Abundan los destinos en los que deben ejecutarse numerosas esquivas para evitar impactos por imprudencias de choferes, peatones, ciclistas, cocheros, tractoristas y demás moradores de carreteras y terraplenes.

Los transportistas saben que sus ansias de beber no deben saciarlas cuando manejan; y que están en la obligación de protegerse junto con las tripulaciones. Los incumplidores de tal encargo social conocen que incurren en faltas graves, con posibles sanciones severas.

Pese la reiterada divulgación del asunto, no es ocioso puntualizar sobre lo imprescindible de que todos contribuyamos al mayor entendimiento de que el timón y el alcohol no compaginan, especialmente, en este convulso verano, cuando nadie quiere limitaciones en sus proyectos para divertirse.

Visto 1813 veces Modificado por última vez en Sábado, 18 Agosto 2018 08:41

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found