Imprimir esta página
Martes, 21 Agosto 2018 04:14

Francisco Varona, tres guerras por Cuba libre

Escrito por Esther De la Cruz Castillejo
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
  • No comment

Las Tunas.- Con hilos de seda adornaron la cuna del recién nacido. Era el 15 de junio de 1832 y la espaciosa mansión de sus padres, dueños de una gran fortuna, recibía pletórica al pequeño Francisco.

260px-Francisco Varona GonzalezNo sabían entonces, mientras el sosegado paraje celebraba la vida, que el hijo de Esteban Ignacio de Varona y doña Catalina Ezequiela González llegaría a ser, con los años, un ilustre soldado de Cuba.

Se alzó en armas apenas cuatro días después que el Padre de la Patria y su compromiso con la soberanía absoluta también databa de antes. Quizás comenzó a tejerse con los primeros ardores de la juventud, cuando la relación con su primo Vicente García se fue consolidando y andaban muy juntos por todos lados, hablando de libertad y llamando a sumarse a tales urgencias.

Para esas fechas ya estaba casado con Mercedes Tornet Villareal, la bayamesa que no dudó en seguirlo a la manigua y se volvió noble mambisa marcada por las vicisitudes de la contienda y los sustos propios de la espesura cubana.

Muchas fueron las batallas durante la Guerra Grande. Lo mismo atacando convoyes enemigos que en combates cruentos. También en la toma de Las Tunas de septiembre de 1876 y en su determinación de rechazar enérgicamente la firma del Pacto del Zanjón. Después de tanta sangre, tampoco había para él paz sin la total independencia.

Se alzó además, en la Guerra Chiquita al frente de las tropas tuneras, con su hijo, Francisco Varona Tornet. Tras aquel fracaso y hecho prisionero, resultó deportado a España. Y regresó a Las Tunas, con el sabor de lo que es necesario, justo cuando en Río Chico mataban a Vicente García y se hacía necesario organizar acá el grito de Cuba libre.

Cuentan que cuando los gendarmes de la Corona Española rodearon su casa aquel 24 de febrero de 1895 ya estaba Francisco Varona en los campos de la insurrección. Y no sorprendió tampoco que recién  iniciada la lucha en ese año, recibiera el grado de mayor general del Ejército Libertador cubano.

Recoge la historiografía que desde 1896 se mantuvo en el cuartel de San Luis, protegido por una escolta especial que le asignó el Consejo de Gobierno. Problemas de salud y el peso de los años ya se sentían en el cuerpo del valiente patriota. Murió el 21 de agosto de 1899, en los albores de un nuevo siglo y abrazado al anhelo impostergable de la libertad.

Visto 2518 veces Modificado por última vez en Martes, 21 Agosto 2018 09:52

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found