Viernes, 12 Mayo 2017 08:05

Desarrollo local: el difícil proceso de aprender a gastar con cabeza propia (+audio y storify)

Escrito por István Ojeda Bello
Desarrollo local: el difícil proceso de aprender a gastar con cabeza propia (+audio y storify) István Ojeda Bello

A finales del 2016 finalmente se extendió a todos los municipios del país el uso para inversiones no incluidas en los planes de la mitad de lo recaudado por concepto de la contribución territorial para el desarrollo local establecida por la Ley No. 113 Del Sistema Tributario. Eso significa para los gobiernos municipales  hablar en presente del progreso territorial, pensándolo no como una solución llegada desde “arriba”, sino como un proceso endógeno.

Platicamos con Rafael Torres González, director de Economía y Planificación en la provincia de Las Tunas a fin de conocer sobre la evolución y estado actual de una prerrogativa que subvertiría, en el buen sentido de la palabra, la concepción tradicional del desarrollo local.

(Escuche audio)

rafael torres dtor economia 0002 Actualmente en los medios de comunicación es muy popular el término “uno por ciento”, ¿de qué estamos hablando realmente?   

 “Comúnmente le llamamos así porque consiste en que las empresas, establecimientos, cooperativas y las entidades nacionales y provinciales que están ubicadas en los territorios deben aportarles a los municipios el uno por ciento de sus ingresos brutos como contribución territorial al desarrollo local. Es una fuente de financiamiento creada con el propósito de fomentar procesos de desarrollo local.

“Es bueno partir del concepto desarrollo local porque es cierto que lo hecho en un territorio en función de resolver los problemas puede ser mal interpretado o tener un efecto beneficioso en los pobladores de esa localidad. Cuando hablamos de desarrollo hay tres elementos que desde mi punto de vista no podemos desconocer y sin los cuales no estamos siendo consecuentes con lo que dice la Ley.

“Lo primero es crecimiento económico y para concretarlo tiene que haber inversiones porque si no se amplían las capacidades o se cambian las tecnologías, se usan mejor los suelos o hay procesos de formación en las personas (porque formar a un profesional también es una inversión); si no suceden estas cosas es muy difícil que haya crecimiento económico. Mejorando solo con los procesos organizativos es muy difícil crecer económicamente. Ayudan porque optimiza los procesos y eso debe traer consigo más eficiencia.

Entonces no basta con el ahorro, ¿no? 

“El ahorro contribuye a que uses eficientemente los recursos disponibles, pero estos están concebidos para un nivel de actividad o producción que no siempre significa crecimiento económico.

“El segundo elemento está relacionado con la satisfacción de las necesidades. Para que haya desarrollo tiene que haber una transformación de las necesidades insatisfechas a la satisfacción de esas necesidades.

“El tercer elemento tiene que ver con el medio ambiente, porque de lo contrario estarías hipotecando el futuro. Como antes decía, para que haya crecimiento económico tiene que haber inversión, estas deben llevar necesariamente tratamiento al medio ambiente, pues siempre va a afectarlo y por tanto debe incluir una evaluación del impacto en ese sentido.

“Es un cambio de modelo, de gestión. Es verlo de manera diferente, desde el municipio, desde el espacio en el que se dan los problemas, desde donde hacen falta las soluciones.

caña cuba 0004 “Hemos estado acostumbrados en Cuba a que el desarrollo venga desde los niveles superiores, desde los organismos, los sectoriales, los ministerios, los consejos de la administración provincial y no desde el municipio, el espacio geográfico en el cual está el problema y donde debe transformarse.

“Tampoco ha existido un organismo responsabilizado con los procesos de desarrollo local y sus estrategias. Los municipios han estado trabajando en dependencia de lo hecho por diferentes instituciones o actividades. Eso es una debilidad porque tenemos una contribución y un mecanismo legal que lo respalda, mas no tenemos una institucionalidad.

“El Ministerio de Economía y Planificación (MEP) debe ser el encargado de la institucionalización. Próximamente saldrá un documento contentivo de los elementos fundamentales que no pueden faltar dentro esas estrategias de desarrollo local con el MEP como responsable. Son pasos que vamos dando”.

Sin embargo recuerdo que en el comienzo hubo trabas…

“Tras la aprobación de la Ley, en el 2014 se hizo el primer experimento en Cuba de aplicar la contribución en 26 municipios seleccionados para programas desarrollo integral. Ese programa es un modelo de planificación proactiva futura que tienen los territorios en función de transformar sus problemas utilizando las potencialidades y oportunidades, pero con un respaldo financiero por parte del MEP. La fórmula es que dentro de los recursos que entran al país se protege las demandas de estos municipios en una conciliación entre estos, sus provincias y los organismos nacionales para darles respuesta”.

Esto sería como un paso intermedio a lo que tenemos ahora…   

“Hoy tenemos en la economía cubana brechas metodológicas en el proceso de planificación, su concepción es sectorial. Los organismos provinciales representan a los municipales y la información sale al término provincial. Entonces todos lo municipios tienen que competir con el sectorial provincial. Las prerrogativas provinciales tiene un tope y no siempre están representadas las prioridades de cada municipio en ese plan provincial.

“Ese programa de desarrollo integral le ha dado la posibilidad a esos municipios de hacer sus planes, lo presentarán independientemente, sin sumarlo al del territorio, teniendo un espacio directo con el MEP. Eso les ha conferido un aseguramiento de los recursos que demandaba para lograr los objetivos previstos en sus planes. Hoy a nivel nacional son 31, en la provincia tenemos dos, Puerto Padre y Jesús Menéndez.

“A esos municipios se les autorizó utilizar los fondos que generaba esa contribución en el 2014. Se hicieron los cálculos, pero no se usó. Se creó una provisión en la cuenta sus tesorerías y solo se liberaron en el 2015.

“En ese año salió la Resolución 22 de Ministerio de Finanzas y Precios (MFP) que planteó que la contribución territorial para el desarrollo local podría usarse por los municipios siempre que cumplieran con los ingresos cedidos, de lo contrario tendrían que dedicarla a cubrir los déficits entre ingresos y gastos de sus presupuestos. Eso eliminó de hecho la posibilidad del desarrollo local porque cuando se hace la planificación del presupuesto se prevé un nivel de gastos y de ingresos que lo respalden. Por tanto había que exigir que se cumpliera con eso y no condicionar la utilización de ese financiamiento al desarrollo con algo que  es operación corriente”.

salvador valdes tunas 0008En la práctica juntaron dos cosas que no tenía relación…

“La Resolución estableció que cuando se utilizara sería solo para operaciones corrientes. No permitía su uso en inversiones. Entonces si no era en inversiones, ¿de qué desarrollo hablamos?

“Lo asignado centralmente aunque contribuya al desarrollo, no es desarrollo local. Mantener un nivel de servicios da sostenibilidad a lo logrado hasta hoy y no tenerlo es un problema, pero eso no es desarrollo. El presupuesto del Estado se hace, en primer lugar, para darle sostenibilidad a lo creado hasta ahora desde una posición más vertical.

Terminó negando lo ganado con la Ley…

“Ese fue un tema complicado que se planteó en todos los espacios posibles y no fuimos solo los tuneros quienes nos percatamos de eso.

“En el 2016 se autorizó a que no fueran solo los municipios seleccionados previamente, sino que en la totalidad de estos, recibieran y utilizaran los fondos salidos de la contribución del uno por ciento de los ingresos brutos creados en el territorio.

“Avanzamos porque se permitió usarlo en procesos inversionistas, pero como fuente de financiamiento al plan aprobado. Se hizo partiendo de la lógica de que esa contribución no tiene respaldo material, es solo dinero, sucede que en el contexto del territorio hay cosas que se pueden hacer, mas en esas condiciones era imposible. Por tanto si ya el municipio tiene un tope de inversiones con un financiamiento aprobado por el plan independientemente de la cuantía de esa contribución territorial, decíamos: Si se aprueba la inversión, no tenía sentido que entonces se tomara de otro lugar para financiarla. Eso traería como consecuencia que al año siguiente no se aprobaran los fondos para esa inversión porque no se utilizó.

“También existía la contradicción en un municipio que en su plan aprobado centralizadamente no tuviese inversiones, aun teniendo los fondos de la contribución territorial no podría usarlo en inversiones que son las que dan desarrollo.

“Durante el 2015 y 2016 se empleó el dinero en resolver planteamientos de la población. Y no es que no fuera importante porque indudablemente eso incide sobre la satisfacción de las necesidades de la población porque reparar un camino o pintar una escuela es necesario e importante, pero no es desarrollo.

“Finalmente en el último trimestre del 2016 se aprobó que la contribución territorial fuera extra presupuestaria, o sea por encima del plan de inversiones. Eso significa que los presidentes de los consejos de la administración municipales podrían decidir comprar tecnologías o materiales o hacer una inversión en una obra que no estuviera aprobada en el plan.

“Ya en este 2017 tenemos la posibilidad de que se hagan acciones por encima del plan. Logramos que el proceso de planificación y los planes de venta de cada municipio proyectar cuáles van  a ser la contribución de ese uno por ciento que se generará en cada territorio. Hablamos de que aun tratándose del 50 por ciento de los aportes por la Contribución Territorial para el Desarrollo Local, en adición a su presupuesto para financiar proyectos fuera del plan hablamos de unos 17 millones de pesos.

¿Y no podrá ocurrir que al depender esa contribución de la actividad de cada municipio se terminaría reproduciendo los desniveles de desarrollo y quienes están más desarrollados reciban más y lo menos sigan con menos?

“Eso puede que sea cierto. Pero al menos tenemos el presupuesto aprobado centralmente y la contribución. Creo que el uno por ciento no puede establecer diferencias entre quiénes producen mucho y quiénes no, es una contribución para todos y hay mecanismos adicionales para redistribuir.

“Se crearon cuentas en las que los consejos de la Administración Provincial reciban hasta el 10 por ciento de los ingresos adicionales obtenidos por los municipios como resultado de la contribución territorial.

“Por ejemplo, Las Tunas aportará el ocho por ciento de lo que recibió por la contribución al desarrollo territorial  a esa cuenta distribuidora provincial y aportarle al municipios que reciben menos como Jobabo, Manatí o Majibacoa. Todos aportan a la cuenta, pero no igual, depende de la capacidad de generación de cada uno. Las Tunas y Puerto Padre tienen los mayores porcentajes. Ese es un factor de equilibrio.

“El Ministerio de Finanzas y Precios estableció además un procedimiento de cómo debe ser la operatoria de ese presupuesto surgido de la contribución territorial. En el Consejo de la Administración Provincial (CAP) pensamos que no fuera solo desde el punto de vista financiero y contable, sino desde la administración de esos recursos, de las condiciones tienen que darse para su utilización.

“Hemos insistido en la premisa fundamental de que haya una estrategia de desarrollo con programas y proyectos que evidencien dónde estarán las prioridades de ese municipio para buscar el financiamiento, que no empleemos el dinero para tapar el hueco en una calle que luego cuando viene la lluvia lo vuele a abrir otra vez.

“Digamos, si la estrategia del municipio es la creación de minindustrias para aprovechar los picos de cosecha, ver cómo se emplean esos fondos en adquirir tecnología que soporte la instalación de nuevas minindustrias o la conservación de esas producciones que son cosas que implican desarrollo, pues  mejoran la capacidad productivas del territorio.

“Hemos analizado cómo asignar algunos recursos que necesite algún municipio y cuyo financiamiento sea en divisa sabiendo que la contribución territorial solo es en moneda nacional. Estamos viendo cómo acompañar ese propósito.

“Este es un proceso complicado, es un modelo diferente. La operatividad cotidiana de los presidentes nos lleva a que no siempre tengamos un pensamiento proactivo. Tener una visión estratégica del problema es algo que nos lleva la contribución porque estamos hablando de desarrollo y eso no es pensar en el hoy, sino en el mañana”.

Por ahí está mi pregunta final porque estamos hablando de subvertir positivamente la idea que teníamos de desarrollo, pues ya no es sentarse a esperar la orientación, sino decidir en el municipio ¿hasta dónde eso es un reto?

“Todos los cambios llevan un proceso más o menos acelerado dependiendo de la capacidad y la voluntad de la persona de llevarlo a cabo. Hemos ido dando pasos en función de darle al municipio la capacidad de utilizar los recursos a su disposición. Tener una visión estratégica del proceso implica más a las personas que a los mecanismos.

“Hemos estado capacitando a las direcciones de los gobiernos y los directores de los municipios en cómo aprovechar y hacer mejor ese proceso. Desde el año 2012 cuando se crearon los diplomados para cuadros se imparte el desarrollo local. Hemos estado interactuando en los municipios con las direcciones de Finanzas, de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria, de las direcciones de Economía, con los vicepresidentes que atienden Economía para prepararlos.

“Creamos en los municipios los grupos de desarrollo local y la figura única en el país de los coordinadores o directores de proyectos de los municipales adscritos a sus respectivos presidentes que son los encargados de ordenar y darles seguimiento a todos los procesos de desarrollo en sus territorios, de las estrategias, los proyectos y los financiamientos relacionados con el desarrollo local. Hemos instituido oficinas en Jobabo, en Majibacoa, en Jesús Menéndez y en Manatí, aunque en los ocho municipios están los coordinadores.

“Quienes tenemos la tarea de conducir y apoyar, tenemos la responsabilidad institucional y personal de no dejar solos a los gobiernos; de apoyar, de seguir capacitando hasta que logremos el sueño de que los municipios consigan empoderarse en el mejor sentido de la palabra y tengan un pensamiento proactivo y trabajen en función del desarrollo de sus poblaciones y de su actividad. Es una aspiración y vamos por el camino correcto a pesar de los tropiezos”.

 

Visto 1820 veces Modificado por última vez en Viernes, 12 Mayo 2017 10:28

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found