Imprimir
Visto: 1404

arboledaRestaurante La Arboleda.

Las Tunas.- Con la mira puesta hacia el mejor desenvolvimiento de las redes de la gastronomía, ancladas en los principios de la rentabilidad, variedad y competencia, el primero de febrero los restaurantes 2007, La Arboleda, La Parrillada, El Reymar y el 1876, de esta ciudad, entrarán en perfeccionamiento con los cambios sustanciales que presupone el proceso.

Luis Manuel Páez, director de Gastronomía del Grupo Empresarial de Comercio en la provincia, aseguró a 26 que se laboró arduamente en la capacitación de los administradores que comenzarán el reto en el municipio de Las Tunas, y se continúa preparando al resto, pues la nueva forma de gestión se perfila como el futuro cercano de los restaurantes y las cafeterías en toda Cuba.

“El proceso, que iniciará en febrero está estrechamente ligado al ordenamiento económico que vive el país en los momentos actuales -puntualizó el directivo- y pretende lograr una mayor organización de la red de la Gastronomía, que no siempre se ha comportado a la altura de las necesidades reales de la población. Buscamos despertar el sentido de pertenencia, la creatividad y las competencias para que nuestras unidades exploten sus potencialidades.

“Finalmente los administradores tendrán las facultades necesarias para optimizar los servicios, seleccionar al personal con el que van a laborar, buscar nuevos proveedores, ya sean personas naturales o jurídicas y también realizar su ficha técnica de elaboración para establecer los precios que consideren, en aras de que sus negocios sean rentables.

1800“Con respecto al tema de los precios hay que aclarar que el producto que llega por el balance nacional ya tiene su norma técnica y tarifas establecidas que no se pueden violar, o sea, los administradores de estos establecimientos gastronómicos no tienen facultades para cambiarlas. Solo pueden hacerlo con los que ellos autogestionen para ampliar y diversificar las ofertas.

El director de la Gastronomía puntualizó las cinco instalaciones en perfeccionamiento mantendrán su estatus estatal, pero los encargados dispondrán de más autonomía que en la actualidad, operarán cuentas bancarias y podrán firmar contratos con suministradores. Por supuesto, estos tendrán que demostrar sus habilidades y rendir cuentas ante el colectivo laboral de su autogestión.

En la provincia, desde el año anterior se han establecido las condiciones para que se materialice sin mayores contratiempos el cambio de gestión de las unidades gastronómicas. La creación de la tienda mayorista para los trabajadores por cuenta propia es un logro ostensible que busca diversificarse en los próximos días y asegurar no solo arroz, azúcar, sal y harina, sino productos cárnicos, pescados, quesos y variedad de bebidas.

En medio de las tensiones económicas y escasez de recursos que vive el país, el perfeccionamiento llega para reinventar las obsoletas redes tradicionales. Este cambio dotará a los colectivos laborales de mayor sentido de pertenencia y, por tanto, de búsqueda de estrategias para diversificar sus propuestas y competir con los restaurantes particulares. Tal competencia solo puede ser concebida como ganancia para los consumidores.