Imprimir
Visto: 9897

empacado de carbon de primera categoria listo para exportarEmpacado de carbón de alta calidad listo para exportar. Planta beneficiadora de Jobabo.

Jobabo, Las Tunas.- El ordenamiento monetario no trajo ningún beneficio salarial para los obreros de la mayor planta beneficiadora de carbón vegetal de Cuba, destinada a la exportación. Cobran igual o menos salario que antes de diciembre del 2020.

⇒Escuche el reportaje en su versión radial: 

Tal incongruencia constituye hoy preocupación latente para la mayoría de los 28 operarios del complejo industrial de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Carbón Jobabo perteneciente a ARDO (Empresa Nacional de Carbón Vegetal, del Grupo Empresarial Flora y Fauna).

Alieski Osorio, uno de esos hombres que pasa el día lleno de tizne, ve frustradas sus expectativas, lo que cae al bolsillo cada mes no hace mucha diferencia de lo que firmaba en nómina antes de diciembre. Se mira a sí mismo con la inferioridad que le relega su labor, siendo tan importante lo que hace para la economía nacional y local.alieski 300x186Alieski Osorio.

"Nosotros pensábamos otra cosa, pensábamos que mejoraríamos, y no fue así. Mira, ahora fueron tres mil 300, y el pasado mes tres mil 100… nada, nada que ver, el año pasado, en noviembre, yo cobré cinco mil 100 pesos. Pensé que ahora, con el cambio, iba a alcanzar los seis o siete mil pesos", dice cabizbajo.

Y así como Alieski suspira por su salario, lo hacen Alexis, Yudiskel, Ricardo… la mayoría lo ve como una mala pasada a sus expectativas, especialmente porque los precios en la calle se han triplicado (en comercios y servicios) y su poder adquisitivo va en picada.

"Fíjate si no mejoramos nada que antes cobraba como mínimo casi dos mil pesos, más unos 80.00 o 90.00 pesos convertibles (dos mil o dos mil 250), cerca de cinco mil pesos en total, ahora es la mitad", explica Ricardo Morales.

alexisAlexis Multon y Ricardo Morales."Cuando uno compara salario de antes con el de ahora pensamos que fuimos perjudicados y no concebimos que trabajadores de oficina cobren por un básico mucho más alto, cuando nosotros somos los que aportamos, los que generamos ese dinero a la empresa", expresa Alexis Multon.

Y en esencia, el problema no está en el básico, sino en el sistema de pago, con una tasa aplicable al desempeño individual y colectivo demasiado bajo, que sobrevivió a los cambios de enero con el ordenamiento monetario. Algo inconcebible si se tiene en cuenta que ya no se recibe una subvención, sino que se opera en un entorno cambiario de 24 por uno que incrementa sustancialmente los ingresos.

         SALARIOS, UTILIDADES, PLANES... ¿Y LA LÓGICA, DÓNDE QUEDA?
El pago a destajo, mediado por una tasa que no varió luego de implementarse el ordenamiento monetario y la inconsistencia de indicadores de cumplimiento que no se diferencian correctamente entre el trabajo mecanizado y el manual, es el principal escollo en el dilema salarial de los reyes del carbón en Cuba.

Es por ello que tiende a justificarse a secas como un problema de cumplimiento del plan sin entrar a analizar la objetividad de los números que conforman la nómina.

"Ellos están por un destajo, un destajo colectivo. Si tú no produces no tienes qué cobrar, y ellos cobran por el beneficio, porque todo tiene planes aquí, ejemplo: la tonelada se paga a 250.00 pesos, y entonces, no están cumpliendo los planes", refiere Migdalia Cruz Sánchez, especialista en Recursos Humanos.

Las inconformidades, además de las relacionadas con el salario mensual, incluyen ese poco dinero repartido por ARDO a los carboneros de Jobabo cuando fue esta Unidad Empresarial de Base la que generó ganancias superiores al millón y medio de pesos (alrededor de tres cuartas partes de las utilidades totales de la empresa) entre enero y marzo a pesar de que el plan quedó por debajo del 90 por ciento.

yidiskel 300x225Yudisquel Núñez."No es concebible que hayamos tenido un millón y medio de ganancias y que solo nos repartan, a todos los trabajadores, unos 70 y pico mil pesos", dice indignado Yudisquel Núñez, operario de la planta beneficiadora.

"Yo fui el que más cobró, porque estaba en todas partes, y fueron 350.00 pesos", argumenta.

Y sí, es frustrante que un negocio que tiene muy pocas inversiones reparta menos de un décimo de las ganancias generales de un trimestre, y que sean los trabajadores que más beneficios económicos aportan los que reciban menos.

"Tuvimos ganancias en la UEB por encima del millón y medio, pero luego de los cálculos que hicimos de todas las contribuciones y pagos que se realizan al presupuesto del Estado, nos daría a repartir 173 mil pesos", explica, con balance financiero en mano, Ricardo Núñez, económico de la carbonera.

Lea más ⇒ Conozca cómo se calculan las utilidades por repartir

 

"Qué sucede, nosotros quedamos hasta ahí, pero como no repartimos lo que reparte la empresa, esta puede tener pagos anticipados, gastos por deducir… todo eso hay que quitarlo de esa cifra (los 173 mil pesos), y la empresa sí tiene gastos, entonces no llegaba a dos millones de utilidades, por eso no alcanzamos ese número, distribuimos mucho menos, solo poco más de 70 mil pesos", aclara.ricardo nunez 300x200Ricardo Núñez.

Hoy la repartición de las utilidades es una cuestión que evidencia las desventajas de la Unidad Empresarial de Base Carbón Jobabo, de demostrada eficiencia productiva, frente a un sistema de pago por resultados manejado por escalones superiores que acaparan parte de esas ganancias.

"Distribuyo lo que me den a mí en utilidades. Qué pasa, que eso es por coeficientes de distribución, viene la evaluación de desempeño, viene el CPL… cogiendo siempre el salario de los tres meses", explica la especialista en Recursos Humanos.

"Las empresas estatales en Cuba podrán distribuir utilidades, después de pagar impuestos, entre sus trabajadores, al cierre de cada trimestre, sin límites en el monto a distribuir y sin que ello esté condicionado al cumplimiento de indicadores…". (Marino Murillo Jorge).
"La explicación no nos convence, porque es lo que decimos, cómo si tuvimos tantas utilidades en la UEB, nos va a repartir tan poco dinero", cuestiona uno de los hombres con la voz entrecortada por la mascarilla.

Si bien es un hecho que los planes de beneficio no se cumplieron, tampoco fueron bajos; entre enero y marzo se superaron las 400 toneladas por mes, por encima del 80 por ciento del plan, acumulándose más de mil 700 toneladas en ese solo trimestre, cifras que generaron utilidades en bruto por más de un millón y medio de pesos.

Teniendo en cuenta la opinión de un economista, "no podemos decir que sea una cifra despreciable, sabiendo que las utilidades son ganancias prácticamente limpias luego de sacar los gastos de lo que se invierte, que incluye salarios, combustibles, impuestos…"

                                                                                                                INCUMPLIMIENTOS, ¿POR QUÉ?
Que no se cumpla el plan no depende del esfuerzo de los trabajadores de la planta. Demasiadas roturas, desgaste de equipos, obsolescencia tecnológica, falta de repuestos… son el motivo principal, reconoce Edelsi Martínez, director de la Unidad Empresarial de Base Carbón Jobabo.

"Se necesita una reparación capital, todos los días nos pasa algo, se nos dañan los equipos, el montacarga, las motosierras, se desolda la triba, las bocas, se quema un motor…, es que tiene un nivel de carbonilla alto, hay mucho desgaste, y el plan de mantenimiento que tenemos no resuelve el problema. Eso es lo que más me preocupa", explica.

Las máquinas de coser, fundamentales para el sellado de los sacos, están rotas y dependen de una prestada y la mayor parte de los medios de transporte están inutilizados por falta de neumáticos.

Ello implica que la mayor parte del trabajo de clasificación y carga tenga que hacer manual, reduciendo en más de un tercio las capacidades operacionales, es decir que se hace más lento el trabajo y con mayor esfuerzo físico.

carga manualSin el montacargas, todo el trabajo para cargar los contenedores se hace manual y más lento."Para coger el atraso mandan hasta tres contendores diarios. Ayer fueron tres, llegué de noche a la casa. Todo fue al hombro. Te imaginas lo que es cargar 20 toneladas en esta manera", expresa preocupado Alieski Osorio.

En el campo, de donde se abastece la planta, hay problemas con las motosierras, carecen de limas, hay inestabilidad con la transportación y los sacos no llegan a tiempo, confirma Migdalia Góngora Verdecia, jefa de una brigada.

"Nosotros entendemos todos esos problemas de recursos, que se sabe lo difícil que es para el país adquirirlos. Lo que sí no entendemos es que vamos en retroceso desde que pasamos a ser UEB. Hasta con la atención tenemos problemas",  manifiesta uno de los trabajadores.carbon almacenado en espera de procesarAl no poder procesar todo el carbón que llega del campo se acumulan toneladas y toneladas, más de 500 a principios de mayo, lo que imposibilita una rotación adecuada de los sacos que deben regresar al campo.

Con esa falta de recursos, los carboneros de Jobabo manufacturaron alrededor de mil 700 toneladas del leño, más del 80 por ciento destinadas a la exportación.

Por una parte influye negativamente en el salario de los trabajadores y por otra, comprometen la credibilidad de las 15 medidas para fortalecer la Empresa Estatal Socialista, que, a raíz del ordenamiento monetario, deberían beneficiar también a las Unidades Empresariales de Base y sus obreros, principalmente a las entidades exportadoras.

…Flexibilizar el funcionamiento de las Unidades Empresariales de Base permitiendo que las que se determinen elaboren estados financieros, paguen impuestos sobre utilidades y distribuyan utilidades, sin tener personalidad jurídica estableciendo como condición que la empresa ceda parte de su patrimonio, y al mismo tiempo regular las interrelaciones económicas y financieras entre la empresa y las UEB para aplicar la medida.

Lo preocupante es que este paquete de beneficios dirigidos al escalón más bajo del Sistema Empresarial cubano no han llegado aún a la carbonera jobabense, y no parece haber mucho interés en implementarlo.

No se ve un cambio, y las causas están en la obsolescencia de una organización empresarial demasiado dependiente de decisiones verticales, mal planeamiento, escasa visión de gestión de negocio y la tendencia de los que no se embarran de tizne a minimizar los reclamos de un colectivo que produce y que no ve esos resultados reflejados en sus bolsillos.