cuentapropismo lastunas riochico

Las Tunas.- Como una clara posibilidad para ofrecer un mejor servicio en el sector no estatal en sus diferentes modalidades, identifican cuentapropistas de Las Tunas las nuevas medidas para impulsar la economía cubana en esta etapa de recuperación pos-Covid-19.

El derecho a adquirir productos e insumos a través de la importación para ejercer el trabajo por cuenta propia, la apertura de tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) y la creación de pequeñas y medianas empresas en alianza con la propiedad estatal, infiere las primeras luces de peticiones que este sector reserva hace años.

Marisela Peña Peña, propietaria del restaurante Río Chico, en esta ciudad, dijo a la Agencia Cubana de Noticias que para ella esta estrategia constituye una buena opción, aunque se encuentre sin prestar servicios desde el inicio de la contingencia epidemiológica por la Covid-19.

Aunque la venta en MLC en las tiendas también es positiva para quienes puedan acceder a estos ingresos, para los cuentapropistas los precios resultan altos; por eso mi petición desde hace varios años es que finalmente se abra en Las Tunas un mercado mayorista, en el que puedan adquirir los productos necesarios para sustentar el negocio, explicó.

Mientras, el diseñador Wílliam Sosa Marrero significó que las recientes medidas dan respuesta a una añoranza que desde hace años tenía una gran parte del sector no estatal, aunque considera que directamente las empresas estatales con la red de tiendas Cimex requieren mayor eficiencia para satisfacer las demandas, lo cual se evidencia en su perfil.

En varias ocasiones -agregó-, se solicita un producto determinado y sugieren el de otro proveedor, y aunque parezca lo mismo no lo es, además de que se encarecen demasiado los precios, por lo que no es factible, así como la demora de hasta 15 días para responder al pedido.

Considero que reactivar experiencias anteriores como la venta de algunos insumos y equipos en las tiendas Trimagen, podrían también resultar efectivos en estos momentos, subrayó.

En la provincia de Las Tunas, los organismos y entidades implicados ya buscan alternativas para aplicar la estrategia económica, tal es el caso del usufructuario Argel Fundora, quien podría estar a cargo de una cooperativa comercializadora de productos agropecuarios, que se proyecta actualmente a raíz de las nuevas disposiciones.

Mayor dinamización de la economía, posibilidades de potenciar el autoabastecimiento local, crecimiento de la fuerza laboral y, por supuesto, más beneficios para el pueblo en cuanto a la alimentación figuran entre los beneficios que este emprendedor ve en la futura cooperativa.

Escribir un comentario