Las Tunas.- Con hilos de seda adornaron la cuna del recién nacido. Era el 15 de junio de 1832 y la espaciosa mansión de sus padres, dueños de una gran fortuna, recibía pletórica al pequeño Francisco.

Publicado en Destacamos