Domingo, 31 Diciembre 2017 06:41

Sala de Neonatología: la ciencia al servicio de la vida (+audios)

Escrito por Misleydis González Ávila

Las Tunas.- Sonríe con la inocencia de su primer añito. Mira todo a su alrededor como redescubriendo los rostros y aquel espacio tan familiar. Anda feliz de brazo en brazo; eso lo dicen sus vivarachos ojos negros. No se siente ni un poco impresionada con los atuendos de las personas que allí permanecen "hechizadas" a su encanto. Para ellos, esta niña siempre será Milagrito, aunque los registros de inscripción indiquen que su nombre es María.

miaA la madre no le molesta tal sentido de pertenencia, por el contrario, agradece a cada uno de los profesionales de la sala de Neonatología la posibilidad de despertar cada día al lado de su hija. Y no es para menos, nació con 28 semanas de gestación, su peso fue de 800 gramos y bajó a los 500. Fueron días y noches de desvelos para salvarla; y verla, así, tan saludable, es un bálsamo para el espíritu.

"No puede ser diferente -dice visiblemente emocionada Yodalis Cedeño Ramírez, jefa de este servicio- porque significa que valió la pena el sacrificio. Entregar un bebé sano a sus padres es como volver a dar a luz, una siente como que trajo a un hijo al mundo. No nos despegamos de nuestros pacientes, aunque ya no estén en edad neonatal".

A pesar del agitado y constante quehacer, ella deja un breve espacio para disfrutar de su Milagrito. Entre ambas se percibe una gran conexión. La pequeña toma el estetoscopio y la doctora se las ingenia para recuperarlo. Poco después Yodalis se aleja por el pasillo, sabe que volverán a reencontrarse. Adentro, otros bebés reclaman sus esfuerzos.

DETRÁS DEL CRISTAL

"Este año ha sido difícil -afirma-, pero hemos obtenido buenos resultados. Casi tres mil neonatos ingresaron en el servicio, de ellos unos 150 críticos y fallecieron 14, siete menos que el pasado 2016. La sobrevida es de más de un 99 por ciento con un aumento en los menores de mil 500 gramos, el grupo de mayor riesgo de fallecer.

"Esto significa que de un aproximado de 40 menores de mil 500 gramos solo hemos tenido tres decesos con un peso inferior a los mil gramos, que son los más inmaduros, nacidos entre 26 y 27 semanas de gestación con una infección asociada".

La principal causa de mortalidad fue el bajo peso al nacer con peligros asociados como las malformaciones congénitas, infecciones adquiridas de la madre por vía urinaria o vaginal, entre otras. A pesar de ello, se avanza en los indicadores y no solo incrementa la supervivencia, sino además la calidad de vida con la que luego estos infantes se reincorporan a la sociedad.

Las estrategias del Programa Materno Infantil en la provincia inician, incluso, antes de la gestación. Se trata de clasificar a las mujeres en dependencia de sus riesgos, lo que garantiza un mejor estado físico y psíquico durante la gravidez. "Ese es el desafío -dice Cedeño- lograr un embarazo planificado con todas las condiciones para que repercuta de manera positiva en el producto de la concepción.

"Poseemos muy buena relación con la Atención Primaria de Salud. Los médicos de los consultorios que tienen pacientes críticos ingresados en la sala, acuden para participar en el proceso de atención y hasta hacen guardia con nosotros. El intercambio les proporciona mayor conocimiento, sensibilidad y apego con ese niño que van a recibir en el área para su posterior seguimiento".

En esta sala se implementan diferentes programas como el de intervención mínima al recién nacido prematuro. Al respecto, el licenciado en Enfermería Ramón Mederos Rodríguez con 29 años de labor refiere que estos cuidados se brindan a los de muy bajo peso para lograr la rápida y efectiva recuperación.

"Llevamos además, el Programa de la Retinopatía de la Prematuridad que consiste en la vigilancia constante a esos pequeños pretérmino que también tienen otros factores de riesgo como la oxigenoterapia y la ventilación mecánica. El oxígeno los recupera respiratoriamente, pero las altas concentraciones pueden dañar las células cerebrales y provocar la retinopatía.

"Hemos operado varios casos de esa afección, evitándoles la ceguera, pues contamos con excelentes oftalmólogos y el personal preparado".

Mederos refiere que algunas patologías son incompatibles con la existencia. "A veces no está en nuestras manos salvarlos, porque hacemos ciencia y no milagros".

Detrás de los fríos cristales los neonatos permanecen en sus incubadoras, rodeados de equipos de ventilación, de monitoreos y demás medios, pero algo más, imperceptible a los ojos, los envuelve: es el amor de quienes dedican la mayor parte de su tiempo a asistirlos.

EL DERECHO A LA VIDA

"Muchas veces llegamos a las 7:00 de la mañana y nos quedamos hasta el siguiente día, aun sin tener planificada una guardia. Siempre ofrecemos a los padres una información veraz sobre la evolución de los infantes con un lenguaje claro y sencillo.

Yodalys"Nuestro colectivo es muy unido y abnegado, aquí todo el mundo cuenta porque es una cadena que necesita de cada uno de sus eslabones para funcionar", expone Yodalis.
Eso bien lo sabe el enfermero Mederos Rodríguez, quien tiene vivencias personales que lo hacen más comprometido con esta obra. "Mi nieto que nació de 28 semanas estuvo ventilado y fueron jornadas muy duras. Yo me coloco en la piel de los padres porque lo viví en carne propia, eso me impulsa a seguir con mayor ímpetu, aunque ya sienta el paso de los años sobre mi espalda".

Yanaina García Estrada comparte con su colega la sensibilidad por estos pequeños. "Todavía soy enfermera porque estoy aquí", confiesa emocionada. "Ellos se convierten en nuestra razón de ser y nosotros pasamos a formar parte de sus familias".

Para la residente en Neonatología, Mariceli Ávalos, "la mayor de las recompensas es ver la sonrisa de gratitud y saber que contribuiste a salvar niños nacidos de tan solo 27 semanas con un peso de 500 gramos; eso realmente te hace crecer como médico y ser humano".

El año termina y resurgen los desafíos. Para este 2018 se pretende preparar a un neonatólogo como cardiopediatra, continuar con la capacitación del personal médico, así como acondicionar un local quirúrgico para los infantes necesitados de una cirugía.

En las manos de estos profesionales recae una gran responsabilidad. Sus pacientes son los más indefensos, no hablan ni pueden comunicar con un gesto donde les duele; aun así reclaman su derecho a la vida. Y no faltan corazones que acudan al llamado.

Visto 4315 veces Modificado por última vez en Miércoles, 03 Enero 2018 14:39

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - ARISBEL PEÑA

    MUCHAS FELICITACIONES A TODO EL PERSONAL DEL SERVIVIO DE NEONATOLOGIA POR TAN ESMERADO TRABAJO, LA PROFESIONALIDAD , LA CONSTANCIA Y EL AMOR HACEN POSIBLE ESE TRABAJO QUE HAN HECHO.. SOLO EN SOCIALISMO ES POSIBLE,,, ASI GRATUITAMENTE ES NUESTRA GRAN CONQUISTA DE NUESTRA REVOLUCION CUBANA. VIVA FIDEL... VIVA CUBA... FELICIDADES A TODOS ESE EJERCITO DE BATAS BLANCAS... DESDE LA TIERRA DE BOLIVAR Y CHAVEZ ... SALUDOS...

    Like 0 Short URL: