Las Tunas.- Poco antes de la medianoche aún se oían sonrisas y jaranas. Alguien se había robado el sueño. Incluso, los más chicos pernoctaban en brazos ajenos. En la Casa de los Combatientes del municipio de Manatí, ocho familias compartían el piso de la sala, como suerte de aventura, sin demasiado recelo. Pero todo se eclipsó en horas. Nacía el 8 de septiembre del 2008, con la marca definitiva de lo inolvidable.

Publicado en Especiales