Sábado, 09 Junio 2018 08:09

No empañar el programa de viviendas

Escrito por Ramiro Segura García

Las Tunas.- A muchos anima el reforzamiento del programa de construcción, rehabilitación y conservación de viviendas con el rescate de técnicas y modalidades, que en etapas anteriores contribuyeron al destaque de la provincia en las terminaciones y las remodelaciones anuales de hogares.

Como aumentan los escenarios y las vías de acceso, se tornan más complejos los controles y las distribuciones de recursos, por lo cual hay que elevar la responsabilidad y la exigencia individual y colectiva.
La inteligencia y la eficiencia deben marchar cohesionadamente para facilitar el balance en las prioridades dadas a subsidios para personas de bajos ingresos monetarios, créditos bancarios, esfuerzos propios y la reincorporación de centros laborales, empresas y organismos para atender a sus colectivos. A esto se une el paulatino restablecimiento del movimiento popular y la aplicación de diversas técnicas constructivas como el mampuesto.

Al multiplicarse las posibilidades para respaldar la satisfacción de las familias, crecen las advertencias sobre la necesidad de redoblar la vigilancia con el objetivo de cerrarles el paso a las causas y condiciones que pueden generar manifestaciones de corrupción, delitos, ilegalidades e indisciplinas sociales, tan dañinas al sensible empeño del Estado de avanzar en el mejoramiento de las condiciones de vida de la población y el fondo habitacional del territorio.

Un grupo de incongruencias detectadas últimamente en el proceso de levantamiento de inmuebles, a través de los subsidios, pueden tenerse en cuenta en las restantes fórmulas para consolidar el enfrentamiento a las irregularidades de manera conjunta.

El acomodamiento y la falta de iniciativa inciden en trabas que conspiran contra la celeridad en la fabricación de materiales de construcción en todos los consejos populares, con la intención de aumentar la producción de elementos constructivos, acercarlos a los lugares, ahorrar gestiones, finanzas y malestares.

La falta de mayor cooperación de organismos y dueños, superficiales análisis en determinados eslabones, demoras en trámites e imprecisiones en algunos financiamientos que evitan la rapidez en la terminación de los domicilios y la solución a los ciudadanos necesitados.

Cuestiones urgidas de superior atención están relacionadas con la contratación de mano de obra y el desempeño de albañiles para eliminar engaños a propietarios, desaparecer la chapucería y agilizar las conclusiones de casas. Igualmente, debe continuar priorizándose la calificación y el control de la fuerza de trabajo, pues presentan dificultades.

Preocupa que algunos proyectos violen el espacio definido o quedan truncos porque no alcanza el dinero asignado. Lo primero provoca demoliciones, y en ambos casos dilatan los procesos inversionistas, incrementan los gastos, alientan indisciplinas, disgustos e incomprensiones.

Paralelamente con lo anterior, no puede desmayarse en el chequeo a los mecanismos de venta de los materiales con el interés de evitar baches, violaciones de prioridades, acaparamientos y tráficos en el mercado negro.

Es momento de reforzar las faenas preventivas de organismos, dueños y estructuras en los barrios, con el interés de impulsar el vital programa, sin empañarlo con conductas incorrectas.

Visto 1617 veces Modificado por última vez en Domingo, 10 Junio 2018 09:47

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - N ORTIZ

    El programa de construcción de vivienda por esfuerzo propio ha traido todos esos problemas, en primer lugar los trabajadores se desgastan llamando, haciendo cola, construyendo, pagando para que lo hagan, en fin es una verdaera calamidad, lo ideal es que existan entidades estatales o Cooperativas encargadas de la construcción de viviendas y a sólo ellas venderles los materiales.

    Like 0 Short URL: