Miércoles, 01 Marzo 2017 05:57

Negocio familiar que fructifica

Escrito por Yuset Puig Pupo
Cuentapropistas Cuentapropistas

Ernet conoce de memoria los favores del alba. Todos los días se levanta, aún sin romper las luces, sale de casa, y llega a la cafetería popular Libertad 2. Allí cuela el sabroso café de la mañana. El aroma se extiende por las cercanías de El Aserrío y los clientes llegan, como suerte de rutina, a saborear la primera tasa de la jornada.

Desafiando los adagios, un 20 de mayo, dos años atrás, se colocó al frente del pequeño local de apenas 13 metros cuadrados, para echar adelante el emprendimiento de venta de fiambres. Entre bocaditos, refrescos, dulces, confituras, cigarro, ron y café, hoy exhibe con orgullo una cafetería que se ha colado en la preferencia de la comunidad, y que solo en el mes de enero logró vender alrededor de 82 mil pesos.
No es un improvisado en los secretos de la gastronomía. Ernet Ángel Leyva Solís tiene más de 30 años de experiencia en la rama. Se graduó en Economía, y ha desempeñado disímiles cargos. Se convirtió en trabajador por cuenta propia con la idea muy certera de crear una mini empresa en la que se agasajara al consumidor con un producto de calidad, pero también con cortesía y respeto.
No todo es color de rosa en su quehacer diario. La estrechez del local limita mucho sus gestiones. No tiene capacidad de almacenaje, ni posibilidades de instalar una nevera para ampliar la variedad de ofertas. Después de las 9:30 de la noche, cuando cierra el servicio, se le ve trasportar a su casa las materias primas para la otra jornada, lo cual duplica prácticamente el trabajo.
"El prometido almacén mayorista -comenta Ernet- aún no ha llegado a Las Tunas. Tenemos que ir a los mercados ideales para adquirir productos que se venden de forma limitada. Esto atenta contra el desenvolvimiento del negocio y contra el tiempo.
"El ron y el cigarro lo adquirimos con facilidad mediante la unidad 639 de la Empresa Mayorista. Sería bueno poder comprar en ese mismo almacén otros productos  que muchas veces están disponibles.
"La Empresa de Productos Universales nos ha provisto de detergente, insumos, pintura. Pero en general los arrendatarios enfrentamos una falta considerable de abastecimiento".
La cafetería es un negocio de familia. Ernet comparte ganancias y responsabilidades con su hijo Darvin, que cuenta con herramientas de comunicación social y se encarga ahora de las relaciones públicas.
"Nos gusta trabajar con gente joven –puntualiza Darvin- y que tengan sobre todo disposición para aprender. Insistimos en capacitarlos, enseñarles la profesión, formarles el precepto del buen vestuario, de la cortesía y de la honestidad".
El ejemplo de la cafetería popular Libertad 2 es una muestra de buena praxis. No es raro que algunos niños lleguen allí y reciban una merienda gratis, o que algún tomador indisciplinado se gane una reprimenda. Es un lugar pequeño con una aceptación enorme. Ojalá todos los locales arrendados corran con la misma suerte en la provincia de Las Tunas.

Visto 3632 veces Modificado por última vez en Jueves, 02 Marzo 2017 17:37

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found