Las Tunas.- La diseñadora Coco Chanel no imaginó que su viaje en crucero por el Mediterráneo, a inicios de la década del 20 del pasado siglo, cambiaría los cánones de belleza y abolengo, marcados por la blancura excesiva de la piel. Cuentan que la afamada mujer regresó del periplo con su epidermis tostada por el sol, y sus seguidoras en el mundo no demoraron en imitarla.

Publicado en Salud