Las Tunas.- Nervioso espera el resultado de aquel examen que revelará cómo está su madre. Los minutos parecen una eternidad. Respira y trata de controlarse. No lo consigue. Revisa los bolsillos del pantalón y encuentra un par de cigarros. Entonces se coloca justo al lado de una de las ventanas para devorar a los dos "sobrevivientes".

Publicado en Salud