Miércoles, 04 Julio 2018 23:17

¿Está perdida la juventud?

Escrito por Dayana Menzoney Justiz

Las largas horas sentados en el parque escuchando música, tal vez en un tono elevado que en ocasiones molesta a los que deciden quedarse en casa para disfrutar la programación veraniega; o "salir a dar una vuelta" y empezar a cantar temas que están de moda, son algunas de las acciones que con mayor frecuencia realizamos en la etapa estival.

Estos minutos de ocio que algunos deciden tomar para "desconectar un rato" y ponerse al día con lo que hace el cantante de moda del momento, con esos temas que tanto atraen pero que pocos entienden, porque como dice una joven de diecinueve años, "lo que te llama no es la letra sino el ritmo".
Muchos creen que esa música es de marginados, de muchachos que no tienen rumbo y que en ella encuentran refugio para olvidar sus problemas, pero no es cierto. Este género que no es nuevo pero si está muy pegado entre las nuevas generaciones, envuelve, es cierto; obliga a muchos a tararear al menos un pedacito de una canción.
Estudiantes de medicina, de ingeniería eléctrica y hasta los que estamos incursionando en el mundo del periodismo sentimos atracción por este nuevo género musical. La culpa en este caso no es de la vaca sino de los gustos de cada cual que van variando con el paso del tiempo tal vez, o con la influencia de géneros foráneos que se adentran en la isla de una manera silenciosa y cuando lo hacen es para quedarse.
¡La ropa y el calzado no se quedan detrás!
Es común ver por estos días a las muchachas usando sandalias pues está claro que son el calzado ideal para esta época del año, traen frescura y las hace ver más sencillas. Y los varones con sus tenis, informales todo el tiempo y listos para darse una escapadita rápida a cualquier lugar que sirva para deshacerse de este calor.
La ropa, otro tema controversial para los adultos. Los shorts cortos tanto para chicas como para chicos, es el atuendo ideal en esta etapa del año; el pelo recogido, las camisetas y gorras se complementan idealmente, porque de eso se trata el verano de estar a gusto. Esto tratan de hacer los jóvenes, mantenerse casuales y despreocupados, listos para cualquier ocasión de salir a disfrutar.
Estas formas de vida que la juventud va adoptando no son más que el reflejo de los nuevos tiempos y no les quita sus valores, los estudiantes universitarios dan el paso al frente en las tareas que les son asignadas; asistir a un trabajo voluntario escuchando a Bad Bunny no quiere decir que no vayan a trabajar, al contrario, se sienten motivados porque están escuchando la música que les gusta.
Las muchachas por usar una falda corta no dejan de ser delicadas y merecedoras de respeto, ellas forman parte de la Federación de Mujeres cubanas, esa misma organización que creó Vilma para todas y que no excluye a ninguna.
A las personas mayores no les queda más que adaptarse a los tiempos modernos, no olvidando nunca que la moda es un proceso cíclico; es decir, que en algún momento de sus vidas ellos usaron ropas similares, tal vez con un poco más de largo, pero ¿qué se puede hacer? Las transformaciones vienen con el paso de los años y los jóvenes no dejan pasar el tiempo sin verse a la moda.
La ropa que vistes no define quién eres pero en muchas ocasiones si dice mucho de ti, pues esta es de la forma que quieres que las demás personas te vean. Lo importante es pasar el verano de la forma más cómoda y no mirar tanto el atuendo porque el vestir o la música que escuchas no son temas de los cuales alarmarse tanto como para decir que la juventud está perdida.

Visto 184 veces Modificado por última vez en Miércoles, 11 Julio 2018 10:32

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found