Martes, 30 Mayo 2017 14:29

Por el bien de todos

Mi hombrecito suele convertir el camino a su Circulo Infantil en una travesía mágica. Repara en todos los detalles ante sus ojos por insignificantes que sean. Hace un par de días, en su afán de encontrar cosas, nos acercamos demasiado a una portada, de repente se abrió el picaporte y una escoba amenazó con llenarnos las piernas de un líquido maloliente...

Publicado en Opinión