Eran las 2:30 pm del 30 de julio de 1957 cuando Demetrio Montseny, jefe de acción y sabotaje del M-26-7 en Guantánamo, y José de la Nuez, dirigente obrero en esa región, le dieron un abrazo a Frank País, líder de la lucha clandestina, en la casa de Raúl Pujol, en Santiago de Cuba.

Publicado en Opinión
Domingo, 23 Julio 2017 06:00

El gigante David estuvo en Las Tunas

Las Tunas.- Los esbirros le temían hasta al cadáver. ¿Cómo explicar entonces que se escondieran en los cuarteles cuando los santiagueros lo acompañaron hasta su última morada? El 30 de julio de 1957 los disparos malditos le mataron la carne, pero nada más.

Publicado en Destacamos