Las Tunas.- Rostros jóvenes de Las Tunas se han mantenido en primera línea en la lucha contra la Covid-19. Y no solo dentro del país. Muchos hijos de estas tierras estaban ya en otras partes del mundo cuando la pandemia comenzó a ser noticia.

Desde sus espacios de trabajo han asumido nuevos protocolos y se han ido sumando a cada uno de los escenarios de mayor contingencia. Ese es el caso de Yannelis Morales y Alejandro Baldonado, dos jóvenes graduados de la universidad de ciencias médicas Doctor Zoilo Marinello Vidaurreta, a quienes tan complejo panorama los encontró cumpliendo misión internacionalista en Venezuela.

A la incertidumbre primera y el susto mayúsculo por los suyos, anclados todos en esta Isla, siguieron la determinación ante el rol que era evidente. “Porque nosotros estamos en este país para hacer lo que nos toque por la Revolución Bolivariana y la salud de su pueblo. Así que no dudamos en incorporarnos al trabajo contra el SARS-CoV-2”.

Hablamos gracias a las redes sociales. Y me cuentan lo caluroso de la ropa que ahora les es necesaria, de la nostalgia enorme tras 33 meses por aquellos parajes de Barinas, la misma tierra que vio nacer, antaño, a Hugo Chávez, el hombre cuya obra de vida los llevó hasta allá.

Ella es diplomada en Fisiatría y él, en Terapia Intensiva. Aseguran que siempre tuvieron la certeza de que sus familias están en el mejor lugar del mundo para pasar toda esta situación. Ambos, a pesar de que no alcanzan los 30 años, han vivido madrugadas de hospitales, susto de estudiantes y han visto a sus profesores llegar al aula agotadísimos tras algún caso complejo. “Cuídense mucho, dicen, pero sin miedo. Que no hay pandemia que pueda con nosotros”.

Adoran compartir con los amigos, dar likes a las canciones de moda, hacerse selfis en todas partes y tomarse juntos una buena cerveza fría. Han aprendido a hornear pasteles de chocolate y a comer arepas rumiando las nostalgias por los suyos y siendo fieles, sin fanfarrias, a la obra mayúscula de la Salud Pública cubana que saben, ellos representan.