banner26

 
Jueves, 24 Abril 2014
5:17:01pm
Menu
FacebookYouTubeTwitterFlickr

Celia Sánchez Manduley: "Hermosa y autóctona flor de la Revolución"

celia10Celia Sánchez fue fundadora y dirigente del Movimiento Revolucionario 26 de Julio en la antigua provincia de Oriente y tuvo a su cargo la distribución del alegato de Fidel La Historia me Absolverá. Trabajó incansablemente en el llano clandestino. El 19 de marzo de 1957 se incorporó al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra y fue fundadora del pelotón femenino Mariana Grajales. La voz de Celia estuvo presente en las decisiones más importantes tomadas en la Revolución. Después del triunfo, fue miembro del Comité Central del Partido Comunista, Diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular y Secretaria del Consejo de Estado.

 

La intrepidez y los valores humanos de la heroína cubana Celia Sánchez Manduley, se pusieron de manifiesto cuando el hecho histórico del asalto al Cuartel Moncada, reafirmó que el pensamiento martiano estaba vivo, que era una antorcha que jamás se había apagado.

Y al influjo de la Generación del Centenario resaltó aún más la grandeza de la inolvidable compañera de Fidel en la Sierra Maestra.

Su recuerdo imborrable está presente hoy más que nunca entre nosotros cuando celebramos el  aniversario 60 del asalto al Moncada y nos aprestamos a celebrar el 54 del triunfo de la Revolución cubana.

Celia, desde su niñez aprendió a que el Maestro era el guía, el director de la nueva clarinada que nació aquella mañana de luz en el Moncada y Bayamo.

Ella amaba la historia patria, porque así la educó su padre, un médico rural de temple acerado y corazón de hombre bueno, que le gustaba andar por los campos con su maletín de galeno para ayudar a traer al mundo una criatura, o atender al campesino y a su familia sin recursos económicos.

La hija de Manuel Sánchez Silverio seguiría el ejemplo de su padre y se convertiría en una de las heroínas cubanas más queridas por nuestro pueblo.

Ella no hablaba en actos públicos, evadía las fotos, y siempre quería pasar inadvertida aunque todos la aclamaran.

Celia Sánchez fue desde joven una apasionada estudiosa de las ideas y el pensamiento político, revolucionario y antiimperialista de José Martí. Y en sus acciones y en su obra creadora dejó el recuerdo imborrable de su amor por el Maestro y lo demostró cuando aún adolescente escaló la cima del Turquino para colocar allí el busto de bronce de nuestro Héroe Nacional.

Aquella fue una de las primeras acciones con las que un puñado de jóvenes hicieron sentir al Maestro en el Año de su Centenario, el 19 de mayo de 1953.

Fue en aquel simbólico lugar donde colocaron este pensamiento de José Martí:

"Escasos como los montes, son los hombres que saben mirar desde ellos, y sienten con entrañas de nación, o de humanidad."

Cuatro años después, en Mayo de 1957, integrando las guerrillas, Celia volvió al Pico Turquino con Fidel y sus compañeros, entre ellos Raúl Castro, Camilo Cienfuegos, Ciro Redondo, Julito Díaz, Guillermo García y sus entrañables compañeras Haydee Santamaría y Vilma Espín Guillois. Ese día el periodista norteamericano Bob Taber, les tomó una película para la televisión norteamericana. Allí junto a Martí, salieron todos con sus rifles en alto y film recorrió el mundo.

Nuestra historia revolucionaria recoge, lo vital del apoyo de Cela a los expedicionarios del Granma y sus acciones guerrilleras en los primeros días de las luchas en la Sierra Maestra, sus iniciativas en importante rol al frente del Pelotón Femenino Mariana Grajales.

A sus compañeros de lucha los trataba como a hermanos, los cuidaba y atendía con esmero, porque conocía cómo habían apoyado a Fidel desde el Granma hasta la fundación del Ejército Rebelde.

Ella dio apoyo a infinidad de tareas, como instalaciones de fábricas, talleres y otras muchas obras imposibles de enumerar. Atendió y logró ver las obras del Parque Lenin. Fue una incansable colaboradora con elpueblo de Viet Nam. Trabajó con pasión por la ayuda internacionalista a Angola, Etiopía y otros pueblos hermanos.

Hombres, mujeres y niños perseguidos por las tiranías de América, recibieron de ella ayuda desinteresada y solidaria.

Numerosas fueron sus responsabilidades en el Gobierno Revolucionario.

Cuidó con celo el archivo de la guerra, desde los primeros documentos de Fidel hasta los de sus colaboradores y demás combatientes y lo enriqueció con valiosos testimonios recuperados por ella.

Cuando nuestro pueblo la recuerda en este nuevo aniversario, sentimos junto a nosotros "su presencia tierna y sensible, exigente y rigurosa, apasionada y humana, modesta y dulce Hermosa y autóctona flor de la Revolución" como la definiera Armando Hart Dávalos.

La intrepidez y el espíritu de abnegación que caracterizaron a Celia están presentes en cada obra de la Revolución y su ejemplo guiará todas las acciones de la vida de nuestro país encaminadas hacia nuevas victorias.

Escribir un comentario

Normas de Publicación:
-Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
-No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
-Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


Código de seguridad
Refescar