Lunes, 30 Julio 2018 12:59

Guatemala: Erupción solidaria entre las cenizas (+video e infografía)

Escrito por Iris Hernández Rodríguez
La asistencia de los médicos cubanos fue inmediata tras la erupción del volcán de Fuego. La asistencia de los médicos cubanos fue inmediata tras la erupción del volcán de Fuego. Fotos: Cortesía del entrevistado.

Las Tunas.- La erupción del volcán de Fuego, en Guatemala, el 3 de junio pasado, ha ido bajando como titular en los principales periódicos locales. En estos momentos lo más difundido ha sido que la Contraloría suspende pago de proyectos para damnificados, paradójicamente mientras se identifican más víctimas y crece el número de muertes registradas.

Entre los materiales sobre el tema que nos muestra una búsqueda en Internet, la presencia de los médicos cubanos no aparece. La colaboración ininterrumpida en aquel país ya cuenta con 20 años y fue justamente una catástrofe (el devastador huracán Mitch), lo que movió la mayor cantidad de galenos nuestros hacia allá.

La colega tunera Mylenis Torres recorrió algunos de los cuatro albergues de los perjudicados por el desastre en Escuintla, uno de los departamentos decretados por el Gobierno como en estado de calamidad, al igual que Chimaltenango y Sacatepéquez. Este fenómeno natural borró en solo horas, además de una cifra inestimable todavía de seres humanos, las fuentes de ingreso del 86 por ciento de los damnificados. En el material periodístico publicado en la emisión estelar del NTV, apareció entrevistado el doctor tunero Alexánder Luis Mojena Almaguer, quien accedió a conversar con 26 Digital, vía Facebook.

"Cuando el suceso, todos los colaboradores que nos encontramos en el país dimos nuestra disposición para venir a ayudar a esta dolida tierra -me cuenta. Y se conformó una brigada emergente de 20 médicos, constituida por 12 especialistas en MGI, cuatro en Higiene y Epidemiología y cuatro pediatras, la cual llegó a tierras de Escuintla, que es donde está el terrible volcán de Fuego.

guatemala-colaboradoreParte de la Brigada Emergente, junto a directivos de la Misión
Médica en Guatemala y el embajador cubano en el país.
"En este departamento se encuentra de forma permanente un grupo de médicos -explica-, quienes desde el primer día enfrentaron la tarea de la asistencia, hasta que recibieron el refuerzo de la brigada emergente el 13 de junio, procedente de otras zonas. Así pudieron volver a sus labores cotidianas y nosotros asumimos el trabajo con los afectados. Curiosamente, la provincia más representada entre nosotros fue Las Tunas, con cinco profesionales.

"Comenzamos por turnos de guardia las 24 horas del día, en los albergues donde mayor población había concentrada. Otros cuatro doctores y yo fuimos ubicados en la escuela federal José Martí, cuyo nombre honra a nuestro Héroe Nacional. Aquí hubo hasta más de mil 200 personas. Atendimos, en las primeras jornadas, cerca de 130 pacientes a diario.

"Afrontamos varias patologías, principalmente quemaduras por el siniestro, y enfermedades transmisibles, dadas por las condiciones de hacinamiento y la pobre higiene en que estaban los dormitorios".

Desde el primer instante, esos minutos sobrecogedores tras la erupción, cuando fuimos testigos en la distancia de los cadáveres bajo las cenizas y el dolor de los guatemaltecos, muchos pensamos en nuestra gente trabajando allí. Siempre confiamos en la responsabilidad y en que se ponen a buen resguardo. Pero nadie como sus seres queridos para vivir la angustia.

Su sostén es el amor de Licet, la mujer de su vida, y los hijos que lo animan con la sola existencia -la inteligente Salet, de 10 años, y el intranquilo Samuel, de 4-. Pero, aun sin conocerlo en persona, se le adivina un cubano auténtico, un tunero sociable, jugador de dominó, fan del Real Madrid, amigo de sus amigos; esos que acompañan y apoyan a la familia para que los kilómetros de separación no signifiquen soledad.

"Hemos mantenido comunicación directa con nuestros familiares en Cuba -me dice el doctor del reparto Aguilera, en esta ciudad. Gracias al apoyo de ellos, de mis compañeros de los servicios médicos del Minint, en Las Tunas, y sus constantes muestras de afecto, todo nos fue más fácil acá. Incluso, la máxima dirección de la Revolución ha estado al tanto de nuestra obra y la seguridad, por lo cual nos sentimos muy agradecidos".

La ayuda solidaria con Guatemala contó con profesionales salvadoreños, mexicanos y de algunas otras naciones, pero solo los cubanos atendían día y noche y todavía se mantienen todo el tiempo.

"Desde el primer momento nos organizamos: los epidemiólogos se dedicaron a identificar y modificar los riesgos a que estaba sometida la población ante el desastre, y el resto, a la asistencia médica. El resultado fue increíble, porque no lamentamos nuevos brotes de ninguna enfermedad transmisible, muy comunes en este tipo de escenario. Se logró mantener óptimas las condiciones de salud mental y física de las personas. Te recuerdo que había familias enteras sepultadas por la lava, fue muy dramático.

guate-volcan   El volcán de Fuego sepultó decenas de vidas."Al principio, la mayoría de los casos era por infección respiratoria aguda, cefalea posestrés, mialgias por traumas, alguna que otra diarrea y, por supuesto, los enfermos crónicos descompensados, en su mayoría, por la difícil situación atravesada. Con el pasar de los días disminuyó increíblemente la cantidad de atendidos, gracias en gran medida a nuestra labor preventiva".

Este coterráneo nuestro habla con sencillez de esas proezas que libran cada jornada. Entablar la conversación con él se hace fácil y, lejos de sentirnos que interrumpimos su función, agradece y piensa en el tunero que conocerá un poco más de aquellas vivencias y lo que sufren otros. Pero, aun en su juventud de 36 años de edad, "hablamos" por chat con un experimentado que ya contaba con una misión en Venezuela.

No es casual, ni un hecho fortuito el desprendimiento con que Aléxander va a las misiones. La formación universitaria la agradece a la Revolución y a un hogar que lo enseñó a defenderla y que se esmeró para que no lamentara la pérdida temprana de su mamá. Esos abuelos, su papá maestro, junto a su hermana y sobrino, le acompañan sentimentalmente a todas partes y a ellos debe "quien soy hoy".

"Aquí nos mantendremos mientras sea necesario. Nos sentimos orgullosos por nuestro humilde, pero necesario trabajo. La mayor gratificación es la sonrisa de un niño que mejoró de su enfermedad, el abrazo sincero de una anciana de 90 años con neumonía curada en 10 días, y las constantes muestras de aprecio de estos sencillos pobladores, quienes lo perdieron todo y ven en los médicos cubanos una familia, capaz de tocarlos y sentir su dolor como propio".

guatemala-acto26Durante el acto por el 26 de Julio, la Misión Médica Cubana en
Guatemala reconoció el trabajo invaluable de quienes asistieron
a las víctimas del volcán.
Tras casi un mes de intenso bregar se decidió retirar una parte de la brigada de emergencia de Escuintla y retornarlos a sus puestos, en varias regiones, donde otros habitantes igualmente los necesitan. En la escuela José Martí solo queda Alexánder,  y otros especialistas en MGI, uno por albergue, consagrados en que los pacientes continúen compensados y en realizar pesquisaje.

Los días del Mundial de Fútbol ayudaron a estos médicos frente a tanto sufrimiento, a intentar no pensar en lo que tenían al otro lado de la puerta, y concentrarse en ese tú a tú que libraron con la muerte.

La faena en aquellas tierras también es un desafío cultural. "Los hábitos dietéticos resultan diferentes a los nuestros, las comidas son ricas en picante y tienen la famosa y tradicional tortilla, que no puede faltar en la mesa. Las creencias religiosas, y de otra índole, en ocasiones influyen en los tratamientos médicos, porque consideran que algo superior los va a sanar.

"Afortunadamente, los médicos cubanos fuimos formados en el mejor país del mundo y con principios y habilidades para vencer barreras y lograr la mejoría de su estado de salud, con calidad y ética".

Nos despedimos y no puedo dejar de decirle, junto al "gracias por su tiempo y amabilidad", que estamos orgullosos de cuanto hacen.  

Lea más: Cuba cura el dolor de los guatemaltecos

Lea más: Volcán de fuego, cubanos de acero: Nuestros médicos otra vez por la vida

volcan

Visto 1752 veces Modificado por última vez en Martes, 28 Agosto 2018 13:50

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found