Imprimir esta página
Domingo, 19 Agosto 2018 06:04

Adicciones, una amenaza para la salud sexual y reproductiva

Escrito por Misleydis González Ávila
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
  • No comment

Las Tunas.- Las celebraciones, encuentros y viajes de verano suelen ir acompañados de las bebidas alcohólicas y el cigarro. El consumo de estas sustancias interfiere de manera negativa en la salud sexual y reproductiva de los seres humanos.

AlcoholyembarazoNo pocas personas al encontrarse en un clima festivo olvidan la moderación y cierta sensación de euforia y relajación "nubla" sus sentidos. De ahí que comiencen a desinhibirse y experimentar mayor deseo sexual, pero ¿realmente llegan a ser placenteras esas relaciones?

Al respecto, Kenia Rodríguez Maestre, especialista del Departamento de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades, comenta que quienes consumen drogas, ya sean legales o ilegales, a corto plazo manifiestan dificultades en la consumación, entre ellas las disfunciones en cualquier etapa del acto.

"Hablamos de la atracción, la excitación, la meseta y el orgasmo. Los problemas aparecen en primer lugar porque se pierde el control sobre las propias actitudes. Las cantidades excesivas de alcohol pueden bloquear la capacidad para excitarse. Además, no se tiene plena conciencia y la mayoría de las veces la pareja no usa el preservativo, exponiéndose a una infección de transmisión sexual o a un embarazo no deseado", explica.

Después del primer trago vienen muchos más y existe quienes gustan repetir este tipo de encuentros un sinnúmero de veces. Con el paso del tiempo se sumergen en las drogas y comienzan a padecer el llamado síndrome amotivacional, condición psicológica caracterizada por el desinterés y la apatía a las situaciones sociales.

"Nada les importa y esto perjudica la funcionalidad de la pareja. No hay estimulación para actuar e incluso, las buenas noticias carecen de sentido. Además, se afectan principios y valores, entre ellos, la responsabilidad tanto en el área laboral como personal. Un buen padre, por ejemplo, puede dejar de serlo y abandonar sus proyectos".

CONDENADOS ANTES DE NACER

De acuerdo con Rodríguez, el consumo de drogas durante el embarazo no solo pone en peligro la salud de madre, sino también la de su hijo. El aumento del riesgo de aborto, el bajo peso al nacer y las malformaciones congénitas son algunas de las posibles consecuencias.

El monóxido de carbono y la nicotina del humo de tabaco pueden interferir con el suministro de oxígeno a la criatura. La nicotina se concentra en la sangre fetal, en el líquido amniótico y en la leche materna. Mientras más fume la embarazada mayor es la disminución en el peso natal infantil.

En algunos casos se asocia a los abortos espontáneos y con el síndrome de muerte súbita del lactante. En estos bebés incrementa el riesgo de padecer asma, cólicos y obesidad en la niñez, así como la posibilidad de que el menor afectado se vuelva adicto al tabaco si comienza a fumar en la adultez.

No menos peligroso es la ingestión de alcohol, considerado por varios especialistas como la sustancia más dañina al feto. El denominado síndrome de alcoholismo fetal puede ocasionar la disminución psíquica, problemas del lenguaje y la conducta, retrasos y deficiencias en el desarrollo, crecimiento lento, hiperactividad y trastornos de la visión y la audición.

La especialista aconseja abstenerse por completo a la bebida, pues aún no está establecida una dosis que no constituya peligro para el pequeño. "La salud de la madre y su hijo constituyen prioridad. Lo correcto es alejarse de las drogas", refiere Rodríguez.

MEJOR ESTAR LEJOS DE LAS DROGAS

Según los resultados de algunas encuestas, los adolescentes consumen alcohol para sentirse más fuertes, seguros, empoderados... En realidad ocurre un efecto contrario, pues se hacen más vulnerables a ser víctimas de determinadas circunstancias.

Las personas manifiestan una pérdida de concentración y de la memoria, dificultades en el aprendizaje, lo que atenta contra la estabilidad emocional del individuo y en sus relaciones sociales. Aunque tomar estas bebidas no es causa esencial de la violencia, no pocas veces condiciona los maltratos físicos y psicológicos hacia la pareja.

La licenciada comenta que aquí funciona una consulta de alcoholismo en las áreas de Salud, otra de deshabituación tabáquica, y el servicio de adicciones en el hospital psiquiátrico Clodomira Acosta. Además, disponemos de la línea Confidencial Antidrogas, las 24 horas del día, anónima, gratuita y dedicada a dar orientación.

"Aconsejamos -concluye- reconocer los límites individuales, beber despacio, no hacerlo con el estómago vacío y de preferencia con amistades confiables. Quien comparte unos tragos en familia o amigos no es considerado alcohólico. Sin embargo, hay que evitar los excesos, que a la larga pueden acabar con la vida".

Visto 1985 veces Modificado por última vez en Domingo, 19 Agosto 2018 09:27

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found