Sábado, 04 Febrero 2017 22:08

Cáncer: A tiempo siempre es mejor

Escrito por Misleydis González Ávila y Yelaine Martínez Herrera

"He pasado cosas duras, pero siempre he tenido mente positiva", dice Lucrecia Gómez Núñez, una tunera que lleva más de veinte años con una enfermedad de las más difíciles de afrontar: el cáncer.

"Dije que nunca me iba a tirar a la cama a morir. Uno debe aprender a convivir con la enfermedad, salir a diferentes lugares y despejar la cabeza. En mi caso camino mucho y disfruto de mi familia, pues tengo cuatro hijos y varios nietos", afirma.
Sin perder la alegría y a pesar de las parálisis faciales u otras complicaciones que ha tenido que afrontar, ella aconseja a quienes también pasan por su misma situación. "La vida me ha regalado más años de los que pensaba. Eso sí, les digo a las mujeres que deben hacerse la prueba citológica para prevenir el cáncer en el interior y otras afecciones.".
La historia de Lucrecia puede ser la de cualquier familiar, amiga, vecina o quizás la suya propia. Se conoce que el cáncer cervicouterino ocupa la cuarta causa de incidencia en el sexo femenino y la quinta de mortalidad en este grupo. Desde 1968, en Las Tunas -como en todo el país- existe un programa de detección precoz de esta patología.
Según Ana Rosa Brizuela, coordinadora del Programa de Control de Cáncer de esta provincia- en la atención primaria se realiza la prueba citológica a las mujeres de 25 a 64 años. Los resultados siempre regresan al área de Salud y se informa a la paciente.
ppp"La mujer con una citología anormal –explica- es remitida a la consulta de patología de cuello en el hospital Ernesto Guevara para determinar el diagnóstico, tratamiento y seguimiento. La enfermera, responsable de la pesquisa citológica del área, coordina las acciones necesarias para garantizar la asistencia a esa consulta. En caso de un cáncer invasor pasa a la atención especializada de Oncología con el equipo multidisciplinario".
Las pesquisas se realizan a todas las féminas con vida sexualmente activa. "Es el médico de la familia –junto a la enfermera- quien actúa sobre los factores de riesgo y busca la población vulnerable para estudiarla y determinar las lesiones precancerosas.
Entre las consecuencias más notables de este padecimiento se encuentran la esterilidad de muchas jóvenes tras una intervención quirúrgica; secuelas físicas y psicológicas después de someterse a tratamientos agresivos, así como el estrés sostenido por el temor de morir.
La prevención es la principal clave para evitar la aparición de las neoplasias malignas. "Recomendamos las relaciones sexuales protegidas, pues el virus del papiloma humano constituye el agente más importante en su génesis, estilos de vida saludables y sobre todo realizarse la prueba citológica".
Así también lo aconseja Lucrecia, la mujer de la historia inicial que le ha tocado enfrentar con actitud positiva esta enfermedad durante más de dos décadas: "todo a tiempo tiene solución".

Visto 745 veces

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found