concurso2

Las Tunas.- Liúber Ramírez Cárdenas es un niño tímido, pero con una pasión innata por las artes plásticas. Aunque en su familia no hay ningún artista, guiado por la instructora de arte Inés María Cutiño llegó al taller de creación Eduardo Abela, de la ESBU Vicente García, del municipio de Majibacoa, y ahí aprendió lo necesario para ganar el segundo lugar del concurso internacional Los niños por la amistad en el planeta, convocado por el Ministerio de Educación de Belarús.

La noticia la dio a conocer recientemente en Twitter la viceministra cubana de Educación, Cira Piñeiro Alonso, quien informó -además- que el estudiante obtuvo el lauro entre más de cuatro mil 500 contendientes contemporáneos a él, de 27 países, un orgullo para Cuba y, en especial, para su Balcón de Oriente.

En diálogo con 26 el agasajado comentó: "Me siento muy feliz por haber sido seleccionado entre tantos participantes. En mi obra, llamada Salvemos al planeta, reflejo varias manos que significan la unidad del mundo para lograr este fin. También están representadas algunas acciones relacionadas con el tema como las labores de reforestación, el reciclaje y la limpieza del mar.

niños concurso2"Trabajé con técnica mixta, utilizando materiales no convencionales como el aserrín, las hojas secas, el pegamento, la pintura, el poliespuma y la arena sobre un lienzo de soporte. En el taller nos enseñan mucho al respecto, pero siempre preferí pintar, esta es mi primera pieza como tal con esas características", alegó.
concurso1
Liúber cursa el séptimo grado en la "Vicente García" y le gusta pintar desde pequeño paisajes y rostros humanos. A sus 13 años de edad resume el sentir que quiso comunicar con el más alto premio a su creación hasta el momento: "La tierra es muy importante para la vida. Necesitamos crear más conciencia sobre la necesidad de cuidarla para así proteger la flora y la fauna".

Su sueño inmediato es que ese mensaje sea interiorizado por muchas personas y en un futuro quiere ser un pintor famoso. Por eso le gusta estudiar, aunque en su tiempo libre disfruta ver la televisión y jugar ajedrez o parchís.

Para Inés, su instructora en la manifestación plástica y profesora de Educación Artística, es un orgullo. "Estoy emocionada, pues lo he visto crecer y superarse. Además, esto no es algo que ocurra todos los días. Nuestro centro ha ganado en festivales, concursos, pero nunca en un certamen de esta magnitud".

A Liúber le cambió la vida. Desde su escuela en La Posta, se prepara para materializar sus anhelos. Esta lid seguro será la punta del iceberg en ese camino. Ya veremos. Hoy su primer gran fruto llena a Cuba de alegría. ¡Enhorabuena!

Escribir un comentario