Sábado, 17 Marzo 2018 13:34

Esos locos bajitos... y su felicidad

Escrito por Yaíma Puig Meneses (Tomado de Cubahora)

 Le encanta correr detrás de las palomas; patear una pelota; montar en pony en el Zoológico y ya hasta quiere ayudar a recoger la mesa... Conoce vocales, números, formas, cuentos, colores y más, mucho más que de a poco ha ido incorporando a su vida, aunque uno a veces ni lo note.

"Cuba es campeón a nivel mundial en la promoción y protección de derechos de la niñez", afirmó recientemente María Cristina Perceval, directora regional de Unicef para América Latina y el Caribe, durante un foro acerca de los derechos de los niños a crecer en familia realizado en Managua.

Que ella lo reconozca así, a toda voz y en escenarios internacionales, por supuesto que nos llena de orgullo, pero tal aseveración es una verdad que cualquier cubano conoce, que a nuestras familias se nos ha vuelto cotidiana y palpable desde hace tiempo.

De ello puedo dar fe con ojos cerrados. A los pocos días del alta médica luego del parto, ya estaban en la sala de mi casa, defectóloga, rehabilitadora y médico de la familia del área de Salud. Desde entonces comenzaron a llegar visitas sorpresas, ejercicios de estimulación temprana para mi bebé prematuro, y un sinfín de actividades diseñadas para potenciar el desarrollo integral de nuestros niños desde su nacimiento hasta el ingreso a la escuela.

No por casualidad entonces la representante del Fondo de Naciones Unidas para la infancia le aseguró al mundo que "Cuba cuenta con el programa Educa a tu Hijo, un modelo mundial en el desarrollo infantil temprano, que hemos compartido en otros países".

El programa Educa a tu Hijo, nacido inicialmente "para ofrecer alternativas de educación a los niños que en las zonas rurales y montañosas no tenían acceso al círculo infantil", se ha perfeccionado y abarca todo el territorio nacional e incluye, entre muchas otras, actividades conjuntas con las familias para promover la formación de buenos hábitos, el desarrollo del lenguaje, ejercicios para el desarrollo físico-motor, así como actividades culturales y recreativas.

Una iniciativa en la cual la familia tiene un rol protagónico en la formación de los pequeños, con un enfoque comunitario y multisectorial. Porque es ahí, en la familia, donde  aprendemos  a dar  los primeros pasos, es esa la primera y más importante escuela, en la que poco a poco se moldean hábitos y conductas; aprendemos a llevar del brazo a nuestra hermana para que nadie nos la ofenda, donde nos nacen la virtud y los primeros abrazos, los primeros sueños.

No por casualidad la Constitución cubana tiene plasmado claramente que "La niñez y la juventud disfrutan de particular protección por parte del Estado y la sociedad. La familia, la escuela, los órganos estatales y las organizaciones de masas y sociales tienen el deber de prestar especial atención a la formación integral de la niñez y la juventud". A ello se une la puesta en vigor de numerosas regulaciones jurídicas encaminadas a proteger también los derechos de nuestros niños como el Código de la Niñez y la Juventud, y el Código de la Familia.

A su vez, nuestra Cuba es signataria a nivel internacional de importantes documentos como la Convención de los Derechos del Niño; el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía infantil; las Directrices de las Naciones Unidas para la Prevención de la Delincuencia Juvenil de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para la Administración de Justicia a Menores; y las Reglas de Naciones Unidas para la Protección de los Menores Privados de Libertad, entre otros.

El andar cotidiano nos ha traído hasta aquí, por este esmerado y honroso camino en el que proteger a nuestros locos bajitos es afán y empeño cotidiano. No necesitamos medallas ni condecoraciones por ello, saberlos felices y protegidos es el mayor premio a nuestros constantes desvelos.

Visto 1913 veces Modificado por última vez en Sábado, 17 Marzo 2018 15:33

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found