valdesmesa2

Las Tunas.- Una amplia mirada al sector azucarero de la provincia de Las Tunas dio el vicepresidente cubano, Salvador Valdés Mesa, quien indicó trabajar con eficiencia para transformar la actividad cañera y devolverle el lugar que siempre ha ocupado por su importancia económica, histórica y de tradiciones.

Luego de escuchar el informe de los resultados de la pasada zafra, presentado por Rafael Pantaleón Quevedo, director del Grupo Azucarero en el territorio, el dirigente orientó solucionar los problemas actuales, especialmente los relacionados con la fuerza laboral de los ingenios y las bases productivas.

Explicó que aún no se han definido cuáles centrales molerán en el país; pero, los que lo hagan deberán mejorar los indicadores del corte, el alza y el tiro de la caña, además de disminuir los gastos de combustible y evitar la prolongación del proceso fabril porque en ocasiones generan pérdidas significativas.

Durante el encuentro, Valdés Mesa recordó que "esta es una región eminentemente agrícola y azucarera y no puede permitirse dejar de moler porque eso implicaría la pérdida de empleo de los trabajadores, menos ingresos financieros y falta de materias primas para la producción de diversos derivados.

"La dirección del país está dispuesta a priorizar al sector. Y el sector debe aportar al desarrollo económico social lo que pueda ser posible; se acumulan muchas experiencias, pues fue el principal renglón productivo durante varias décadas.

"Nunca se podrá hablar de la historia de Cuba y obviar a los azucareros. Son parte de la nación y todavía pueden aportar mucho, por lo que estamos obligados, entre todos, a salvar el sector".

Al evaluar los atrasos en la actual campaña de siembra, insistió en que deben incrementarse los cultivos de la gramínea y priorizar la atención a los municipios del sur, los que tienen suelos menos fértiles y han presentado más dificultades en sus procesos; incluso, por estos días no tienen tierras en preparación.

El vicepresidente cubano recordó que la gestión agrícola e industrial genera muchos derivados que reportan ingresos financieros al país o que sustituyen importaciones, como ocurre con varios renglones de alimento animal, (sacharomice, torula, cachaza y mieles puras), los que pueden evitar la compra del maíz y la soya usados en la fabricación de piensos.

En otro momento de su intervención, se refirió a la necesaria diversificación de las labores en las unidades productoras del sector, como la siembra de cultivos varios de ciclo corto y la crianza de animales en módulos pecuarios para la alimentación de los obreros, sus familiares y los residentes en los alrededores.

También estuvo en la provincia el viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca, quien previamente visitó a los municipios de Amancio y Colombia. En ambos recorridos dialogó con los productores y evaluó la producción cañera, la siembra de variedades de pastos y forrajes para la nutrición animal y la fluctuación de los recursos humanos.

Por lo apreciado en los intercambios, indicó un análisis urgente e integral en la unidad empresarial de base Amancio Rodríguez, en la que se debe revisar la disponibilidad de la fuerza laboral, cantidad de caña sembrada, el estimado de los rendimientos, los equipos disponibles y otros aspectos elementales para la próxima zafra.

Escribir un comentario