Martes, 29 Mayo 2018 06:05

San Miguel del Rompe, la historia que no podemos perder

Escrito por Esther De la Cruz Castillejo

Las Tunas.- El 4 de agosto de 1868 se realizó en la finca San Miguel, en el feudo de El Rompe, la primera reunión para unificar a las fuerzas de Oriente y Camagüey ante el inminente alzamiento contra el régimen caduco y carcomido de la España colonial.

Allí, entre espesos bosques, en una zona poco vigilada y, además, cercana al Camino Real, se dieron cita ilustres cubanos. Cuentan que el único banco existente entonces en el lugar fue para el mayor en edad de todos ellos: Carlos Manuel de Céspedes. Los otros presentes, desde la montura misma de sus caballos, explicaron igual la determinación de poner fecha definitiva al inicio de las hostilidades.

Han pasado ya 150 años de aquellos sucesos y apenas 20 de que el sitio fuera declarado Monumento Nacional. Llegar hasta ahí es hoy, a todas luces, un verdadero desafío.
Las imágenes compartidas con 26 Digital por especialistas de la Dirección Provincial de Patrimonio que se lanzaron a la travesía, resultan tristemente reveladoras en ese sentido. Y es que la situación paupérrima de los viales hace imposible el acceso al lugar de otra manera que no sea ratos a pie y otros en bicicleta.

En medio del sendero, justo al lado de un charco con agua, encontraron la señalética que indica la cercanía del paraje memorable, protagonista de la emblemática y unitaria Convención de Tirsán.

Tampoco fue apacible la estancia en la casona cercana. Y el deterioro del propio obelisco, necesitado de un retoque de cemento, tras la exposición de años al sol de Cuba libre, es otra nota lamentable de tal panorama.

¿ACASO TÚ SABES LA RUTA?

A pesar de todo eso, la máster en Desarrollo Cultural Tania Fernández Cervantes, directora del Grupo Técnico de Monumentos en Las Tunas, considera que aquí existe sensibilidad por la preservación de los sitios históricos. Aunque, también asegura, no es perfecto lo que hacemos y podemos más si nos dedicamos juntos.

"El monumento emplazado en San Miguel del Rompe pertenece a la CCS Batalla de Santa Rita y a la Dirección Municipal de Cultura en Las Tunas. Son los responsables legales de la conservación y mantenimiento de los valores que allí se encuentran.

"La casa es un espacio de amortiguamiento, no tuvo nada que ver con el hecho histórico. Era de un rico ganadero que vivía en la zona e hizo su residencia de campo allí y controlaba desde esa morada sus tierras. Es como un puente entre los terrenos de la batalla de Santa Rita y San Miguel del Rompe, puntos geográficos a los que, para llegar, se requiere un gran esfuerzo".

Medito unos instantes y mi mente viaja hasta esa realidad. Sí, es todo un privilegio encontrar una sala de Historia (atendendida por el memorial Vicente García y la casa de cultura de Bartle) en la que pueda una recostarse, tomar un vaso con agua y escuchar sobre los protagonistas y la esencia del lugar auténtico al que se ha de llegar después, tras ese alto en el camino.

Las imágenes, sin embargo, nos muestran cómo el deterioro ha hecho mella. La salita ha sido trasladada hasta una de las oficinas de la cooperativa porque es imposible mantener los bienes a buen recaudo en la casona, con las ventanas y las puertas clausuradas y el techo dañado, por el que entran algo más que el sereno, la lluvia y la luz del sol.

Salimos entonces tras los responsables. Las palabras de Iraida Téllez, directora municipal de Cultura en Las Tunas, fueron categóricas.

"Somos responsables del cuidado de varias tarjas y monumentos en la ciudad como parte de las funciones que desempeñamos en el sector cultural. Incluso, tenemos a una muchacha que trabaja directamente en la casa de cultura de Bartle que es la responsable de atender la salita de Historia de la casona de San Miguel del Rompe.

"Sin embargo, lo que concierne a los viales constituye encargo de la CCS Batalla de Santa Rita. Poseemos el acta de responsabilidad en nuestro poder a través de la cual ellos asumen el mantenimiento de los viales de acceso, porque todas esas instalaciones se encuentran en los dominios de la cooperativa.

"Nosotros tenemos la mejor disposición, pero nos es imposible también llegar hasta allí".
Ante tamaño dilema, la pregunta casi brota sola, por puro instinto: ¿en qué condiciones constructivas se encuentra el resto de los monumentos nacionales conque cuenta la provincia?

En el territorio existen, además de este, otros tres espacios que ostentan la misma condición. Las palabras de la propia Tania Fernández confirman su estado.

"En Las Tunas tenemos la Casa Natal de Vicente García, una edificación que muestra un estado regular de conservación y que también pertenece a la Dirección Municipal de Cultura en la ciudad capital. Además, está el Fuerte de la Loma, en Puerto Padre, al que se le hizo una restauración que le ha permitido crecer en valores de salvaguarda y museología.

"Se suma Palo Seco, escenario de uno de los combates más importantes de la Guerra Grande, que es atendido por la Dirección Municipal de Cultura en Jobabo. Un sitio también distante y con problemas en los viales de acceso, pero que se mantiene limpio, pintado y con un custodio".                     

GLORIA AL ABRAZO DEL TIEMPO 

La oficina de Patrimonio y las políticas de diversas instituciones no parecen ponerse definitivamente de acuerdo para intencionar, encontrar mecanismos y tomar decisiones en conjunto.

Vuelvo entonces a recordar las lecciones de Historia local que tanto marcaron mi infancia. Miro al alrededor y veo, a la par de un esfuerzo mayúsculo por embellecer a Las Tunas, un descuido, de seguro involuntario, de espacios físicos y rostros que nos han permitido llegar hasta aquí.

Me cuentan entonces, algunos ancianos, bien bajito, que no está todo lo cuidado que debiera el lugar de la Comandancia de San Joaquín y me hablan de la hierba que crece en los alrededores de muchas tarjas citadinas.

A Las Tunas le quedan ecos de la llamada ruta del esclavo, en San Manuel y Manatí, gracias a la fundación del central Delicias en 1902 y a la existencia aún de la torre del Vista Hermosa, respectivamente. Patrimonio que se pierde si no hacemos algo urgente por conservar y rescatar.

La historia la escriben los hombres y las mujeres, siempre han dicho eso los buenos maestros. La nuestra, marcada por la sangre de generaciones completas, tiene el sello primoroso de la continuidad.

Ser consecuentes con eso y ceder tal valía al mañana depende de priorizar el respeto por sitios como San Miguel del Rompe. Ese paraje es un ejemplo cabal del valor de Cuba y la entrega de sus hijos a la libertad. Llegar hasta allí y respirar el aire de tamaño legado no puede ser más difícil que hace 150 años.

Visto 1754 veces Modificado por última vez en Martes, 29 Mayo 2018 10:45

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - cubano preocupado

    y asi le empezamos a decir ados a nuestra historia, al final sin un compromiso claro por parte de los presponsables de que se va a restaurar y co servar, nada, adios historia en las tunas, lastima, me encata.....

    Like 0 Short URL: