Detalle de Canto a mi bandera

Las Tunas.- Al visitar su casa, muy cerca del círculo infantil de mi hijo, entendí la esencia de ese corazón entregado a la cultura y al buen hacer. Begonias, malangas, helechos, cactus, coronas de Cristo…, hasta un árbol de higo y un canario acompañan el patio de su vivienda, casona grande como la magia que lo habita.

Al final, se vislumbra un aula pequeña, pero bien diseñada, para sus clases de Inglés (pues se mantiene activo como profesor) y, en el interior del hogar, pulcritud, organización y arte. Una foto de él con la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso, a juzgar tomada en estos predios, cuelga cerca del escritorio, junto a una serie de detalles de extremada belleza.

1 Yo con mi dibujoAunque Jorge Luis Smith dijo en público, luego de probarse como cantante sin serlo el pasado 20 de diciembre, que “solo cuando uno es viejo se le ocurren estas cosas”, tiene todo un currículo de entrega a la cultura. Lo mismo como director del teatro Tunas por varios calendarios, que al frente de la peña de la Década Prodigiosa (por más de una 10 años en el gusto popular), o en otros quehaceres.

Hoy hablaremos de una faceta menos conocida, la de ilustrador, esa suerte de oficio que le llevó a conocer a la cantautora Teresita Fernández y a colorear juntos sueños de fantasía, para deleite de infantes y adultos.

- ¿Cuáles fueron tus inicios en dicho arte?
Todo el mundo me dice: “no conocía esa faceta tuya”. Pero yo dibujo de toda la vida, desde que era niño. Cuando venían a casa los amigos de mis padres, me decían: “haz un garabato”, y de ahí yo sacaba una figura. Años después, con Alexis Roselló y otros profesores, aprendí un poco de pintura, pero nunca me dediqué profesionalmente a eso. Detalle de Rani

Sin embargo, he ilustrado libros y revistas, desde la portada hasta los interiores; también realicé esa labor para el periódico 26 y para el poligráfico de aquí, donde trabajé nueve años. En esos tiempos las publicaciones periódicas se realizaban con la técnica antigua.

- ¿Cómo llegó a tu vida Teresita Fernández?
Éramos amigos. Ella venía a Las Tunas e iba conmigo a diferentes lugares como a la casa de Blanquita Becerra y a El Cornito. Cuando yo iba a La Habana también la visitaba y me pasaba tiempo con ella. Así, en 1989 surge la idea de hacer un libro con sus canciones y que yo las ilustrara. Se titula Porque tenemos el corazón feliz.

Después yo publiqué un libro que se llama Fauna Cubana, en el que reflejo con tinta las principales especies de esa naturaleza en nuestro país, como si fuera un libro para colorear, y debajo una nota con datos del animalito.

También realicé un juego de la solterona, que tuvo gran aceptación y se imprimió en el poligráfico. Después hice uno con animales, para el poligráfico de la Isla de la Juventud. Mas con la Computación, el Diseño Gráfico e Informacional, y otros elementos, dejé un poco atrás el dibujo y me dediqué al diseño computarizado.

- ¿Qué razón te hizo abrazar nuevamente esa pasión?
En el confinamiento me acordé de una caja de lápices de colores que tenía guardada y empecé a dibujar. Tenía el sueño de realizar retratos de mujeres con el cabello lleno de cosas y me dije, este es el momento. Con eso empecé...

Siempre estuve claro de que quería incluir a un niño (a) y a un adulto mayor. Pintando los accesorios de una pequeña en el pelo, le incluí a Vinagrito y entonces supe que a Teresita debía realizarle el otro retrato. Guiándome por el que le hice para el libro publicado en La Habana (que le gustaba mucho), cumplí mi cometido y me embullé a ilustrar sus canciones, pero con otros matices.

- ¿Cómo recuerdas a Teresita?
2 Retrato de TeresitaEra una mujer maravillosa. Cuando tú llegabas a su casa en La Habana, si había un radio o un televisor encendido, ella lo apagaba porque decía que lo más importante eran sus amigos. Vivía en una casita humilde, que tenía la “cerca sin brillo” donde “se enredaba el coralillo” y tenía alrededor de 10 gatos y perros, con curiosos nombres. A ella le gustaba cocinar para sus visitas.

Fue maestra de profesión y también educó con las canciones. Sus presentaciones, tanto en su peña del Parque Lenin como en otro lugar, eran clases para los niños, pues sembraba valores de amor a la naturaleza, a la vida, a Martí y a la Patria. Era muy martiana y cristiana. No tuvo hijos, pero amaba grandemente a los niños y su obra lo demuestra, aunque escribió música para adultos. Recuerdo que musicalizó el poema El Ismaelillo, grabado con la Orquesta Sinfónica Nacional.

- ¿Te parece que hoy se reverencia lo suficiente su obra?
Sí, es imperecedera. Sus letras son lecciones, pura poesía. Mucha gente se sabe sus canciones y se las canta a los hijos. Por eso sueño con realizar un disco en el cual artistas tuneros interpreten temas de ella.

- ¿Solo ilustras textos para niños?
No, también he realizado algunas ilustraciones que no necesariamente se dirigen a los infantes como la exposición Cosas en la cabeza, que preparo en la actualidad. Aunque me dedico más a los pequeños. Para la editorial Sanlope, por ejemplo, ilustré el libro Vinagrito y otras canciones, algunos títulos de la colección Pequeño Príncipe, entre otros.

- Hablemos un poquito de tu vocación hacia la Pedagogía 
Inicié como maestro a los 16 años de edad. Le impartí ciencias a quinto grado hasta que estudié Inglés y me gradué de la escuela de idiomas. Entonces comencé a dar esa asignatura en la Enseñanza Secundaria.

- Tus dibujos también buscan educar a las nuevas generaciones… 
Ese es uno de mis objetivos, al igual que fue de Teresita. Por ejemplo, la canción Mi gordita azul, que para mí es una clase de Zoología, tiene un verso que habla sobre cómo la ballena vive “entre hermosos y peligrosos castillos de hielo”, o sea, los iceberg. Pero mis trabajos no solo se parecen a sus mensajes, pues aporto mi propia interpretación. Además, me documento antes de realizar cada ilustración y, en consecuencia, los animales y las flores que reflejo poseen rasgos de la vida real, sin desdeñar la imaginación.

- Me llama la atención que trabajas con lápices de colores, ¿por qué prefieres esta técnica?
Hay quien menosprecia a los lápices de colores, pero a mí me gustan mucho porque ofrecen varias posibilidades. Con la presión que les des obtienes las sombras, los matices, los brillos…
                                                                           …
Smith sueña y persevera. La expo suya Porque tenemos el corazón feliz, exhibida en el teatro Tunas, habla de su honra a Teresita Fernández, esa amiga que le acompaña en el recuerdo. La fantasía encuentra en él a un discípulo fiel; ella estaría orgullosa.

Detalle de Vinagrito
 
Detalle de Vinagrito 2

 

Escribir un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.