Sábado, 06 Enero 2018 06:38

Laraine, la directora, mujer de radio

Escrito por Esther de la Cruz Castillejo

El Radio Festival Online Ultrasonido tendrá lugar en Las Tunas del 13 al 17 de febrero próximo. Entre sus homenajes, late el nombre de una mujer que no puede desprenderse de sus días entre consolas y grabaciones.

Las Tunas.- La vida cerca de Laraine Ortiz Curbeira te lleva irremediablemente a la radio y sus avatares. Yo le digo siempre, "parece karma", y ella se ríe y se ríe, promete cambiar de tema y nada, al rato volvemos a lo mismo.

En su casa te la encuentras constantemente escuchando la planta matriz tunera, y se molesta o disfruta, dependiendo de lo que esté saliendo al aire, mientras trastea en la cocina, porque le cuesta desprenderse del cartelito de "directora de programas" que la acompañó por cerca de 30 años.

La entiendo, pues es toda una vida en medio del ajetreo de los pasillos de Victoria. Cuenta con orgullo y hasta cierto aire de nostalgia, de los tiempos en los que debatía su trabajo entre surcar el éter y la labor en el Palacio de Pioneros, donde era instructora, hasta que un día ganaron las ondas hercianas, sin discusión.

Igual me dice del cariño de los niños; de los que llegaron a sus manos encaramados en banquitos para poder alcanzar los micrófonos y grabar un programa y hoy son voces respetadas dentro del gremio. Disfruta sobremanera cualquier cosa que la transporte a aquellos días, cuando sus hijos crecían entre consolas, grabaciones y transmisiones de carnaval. Siente, lo sé bien, que fueron los mejores de toda su existencia.

Ahora está jubilada y como dice "con tantos achaques que ya estoy cumplida", pero se le siente fiel. Y la mejor prueba la da con su actitud celosa, celosísima de las cosas más simples, asociadas a los hombres y las mujeres que concretan a diario los desafíos del mensaje dado a tiempo, mediante la voz que sale de la cajita mágica.

Gusta de la calma, tiene una paciencia envidiable para los infantes y asegura que son ellos lo mejor de la vida, la razón primera de su quehacer y las conquistas. Premios, distinciones hay de sobra en las vitrinas con su nombre; pero sigue siendo ese minuto de escucha lo que más la conmueve.

Quizás, por eso, está siempre puesta en su cocina la señal Victoria: ella cree adivinar lo que se esconde detrás del silencio, el efecto, el bache, el libreto..., ella toda es la radio, no lo puede evitar, será eternamente la directora que llegó, de casualidad, un día.

Visto 2643 veces Modificado por última vez en Domingo, 07 Enero 2018 14:47

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found