Lunes, 10 Abril 2017 04:29

Para que no se apague la sonrisa

Escrito por Misleydis González Ávila

La enfermedad de las encías es una de las afecciones orales más comunes y la segunda causa de pérdida dentaria. Inicialmente no suele presentar síntomas inmediatos, característica bastante peligrosa. Transcurre por varias etapas; la primera es la denominada gingivitis o inflamación de las encías, que puede aparecer durante el cepillado, la limpieza con hilo dental o sin motivo aparente.

Si esta fase inicial no se trata, puede desencadenar la periodontitis, dolencia que destruye los tejidos del diente. Algunos de los síntomas son las bolsas periodontales, dientes flojos, mal aliento, retracción del periodonto. Esto no es todo, puede causar sufrimientos, limitar la habilidad de masticar, afectar la capacidad de hablar, la apariencia, y por ende disminuir la calidad de vida.
Existen elementos desencadenantes de estos trastornos. Entre ellos la placa dental que se forma casi siempre alrededor del diente; si no se elimina, las bacterias producen inflamación en las encías. Con el tiempo, la placa gana espacio, lo que agrava la hinchazón y comienza a destruir el hueso y la encía. Cuando se endurece esta placa se convierte en un cálculo dental, conocido comúnmente como sarro, que es más difícil de limpiar y ello agiliza el daño causado por las bacterias.
El doctor Omelio Fontaine Machado, especialista de segundo grado en Periodoncia refire que además de la mocrobiota del surco (placa), otros de los factores son la diabetes sin controlar, el tabaquismo, el estrés y la genética. Asimismo influyen la mala limpieza bucal, los cambios hormonales durante el embarazo y el consumo excesivo de alcohol.
Aunque en etapas tempranas, la gingivitis es reversible, una vez que llega a la periodontitis, lo único que se puede hacer es frenar el proceso para que no destruya el hueso y los tejidos alrededor de los dientes. Ante ello, lo más sensato es acudir a la clínica estomatológica del área de salud cuando aparecen los primeros síntomas.
Los especialistas recomiendan además, mantener una adecuada higiene bucal. Las personas en sus casas pueden hacer mucho por sus encías, y la clave está en la prevención a partir del cepillado regular y correcto de los dientes y boca, tras cada comida; de esa manera evitará que se apague su sonrisa.

Visto 2266 veces Modificado por última vez en Lunes, 10 Abril 2017 07:29

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found