Viernes, 14 Julio 2017 04:35

Desafíos en las aulas (+audios)

Escrito por José Armando Fernández Salazar

Las Tunas.- El flujo constante de personas por los pasillos de la sede José Tey, de la Universidad de Las Tunas, ya no es el mismo que hace unos meses. El curso toca a su fin después de intensas semanas de pruebas finales y ejercicios de discusión de tesis.

Luego de la algarabía colectiva por la entrega de títulos y reconocimientos, la institución, y su homóloga Vladímir Ilich Lenin, entrarán en receso fecundo.

Es el momento para que directivos y profesores de la casa de altos estudios valoren lo que ha ocurrido hasta aquí, cuando se cumplirán tres años de que iniciara la integración universitaria en el territorio. El proceso forma parte del Perfeccionamiento de la Educación Superior en Cuba, que para septiembre venidero tiene previstos importantes renovaciones en sus programas y planes de estudio.
                                              SUMANDO VOLUNTADES Y SABERES
La confluencia de estilos de trabajo y culturas profesionales diferentes es uno de los mayores retos que enfrenta la integración de la Universidad de Las Tunas. En esto coincide el doctor en Ciencias José Ignacio Reyes González, académico del centro de estudios pedagógicos. "Durante muchos años me encargué únicamente de la formación de docentes y de pronto al verme ante todas las profesiones fue un cambio bastante brusco y resultó un reto", dice. A pesar de esa dicotomía el investigador y la cercana colaboradora suya, la joven doctora en Ciencias Dagneris Batista, consideran que el saldo es positivo.
"La Universidad -agrega Batista- se ha fortalecido a partir de la integración con la unión de carreras de perfil pedagógico, técnico y humanístico, lo que ha facilitado una formación más integral del estudiante, pero quizás no ocurra con el ritmo que se quisiera porque aún existen situaciones que laceran ese abrazo completo, como por ejemplo, dificultades con recursos humanos, materiales y tecnológicos".
Sin embargo, el profesor titular del Centro de Estudios de Dirección, doctor Rolando Borrego, opina que es muy difícil decir que en tan corto período de tiempo ya se coordinen todos los procesos de forma consolidada. "Incluso hay modificaciones en la estructura el próximo curso con el objetivo de optimizar la Educación Superior. La tendencia es a fortalecerse, pero nos falta la preparación del claustro, tenemos que formar doctores en diversas ramas del saber, mejorar la conectividad e imbricarnos más en las nuevas tecnologías", afirma el también investigador.
Al respecto, la vicerrectora primera de la Universidad de Las Tunas, Yoenia Virgen Barbán Sarduy, explica a 26 que en el venidero período académico el centro contará con cinco facultades y habrá reformas en la estructura de dirección.
Según se informó recientemente, en el curso escolar 2017-2018 alrededor del 45 por ciento de los programas de estudio de las carreras universitarias transitarán al Plan E perfeccionado, el cual exhibe entre sus principales cualidades la reducción a cuatro años en la enseñanza de pregrado y el reordenamiento de los mapas de carrera.
El propósito de estas disposiciones es asegurar la calidad de cada una de las dinámicas que ocurren alrededor de la formación de nuevos profesionales, por lo que se incrementarán las evaluaciones para acreditar los currículos. De los resultados de esto dependerá la permanencia o no de determinados cursos y disciplinas.
                                     CALIDAD, SINÓNIMO DE CONTINUIDAD
Solventar con éxito las inspecciones externas a la institución resultará uno de los principales retos de la Universidad de Las Tunas en los próximos años. En esto confluyen no solo la exigencia en la formación de los estudiantes, sino además, la capacidad de los trabajadores y alumnos del Alma Mater local para desarrollar con eficiencia todos sus procesos y convertirse en un centro líder dentro de la sociedad.
La vicerrectora primera sostiene que en el período lectivo casi por terminar lograron la categoría superior de acreditación de Logopedia, Gestión Sociocultural para el Desarrollo y Cultura Física, y en diciembre comenzarán a dar los pasos para alcanzarla con el programa de formación de doctores en Ciencias Pedagógicas.
Durante una visita de trabajo aquí, José Ramón Saborido, ministro de Educación Superior, señaló que como parte del Perfeccionamiento de este nivel de enseñanza, la política del sector es mantener aquellas carreras y programas de postgrado que logren acreditarse. A juicio del doctor José Ignacio, esto constituye un desafío para el territorio toda vez que se trata de un panorama muy exigente y en Las Tunas hay lagunas en, por ejemplo, la formación de doctores.
"Después de haber tomado la decisión de abrir carreras con gran esfuerzo y condiciones no siempre idóneas es lamentable que se pierdan y los jóvenes otra vez tengan que irse becados a otras provincias", considera el doctor en Ciencias.
Más allá de esta situación, la Universidad precisa también un acercamiento a las necesidades de la sociedad.
Teniendo en cuenta su experiencia en el Centro de Estudios de Dirección, Rolando Borrego piensa que las investigaciones aunque tienen impacto, precisan de mayor continuidad en la generalización de resultados, que los hay en todos los niveles. Además, debe fortalecer la vinculación de la Universidad con el desarrollo local y sostenible del territorio, para que sea el recinto líder de este avance, como se hace, por ejemplo, con la carrera de Agronomía.
Que en sus 40 años de creada la Educación Superior en Las Tunas haya formado a alrededor de 20 mil profesionales, confirma la pertinencia de un centro como este para el desarrollo del territorio. Sin embargo, ante las nuevas exigencias de los tiempos actuales, necesita superarse a sí misma.

Visto 702 veces Modificado por última vez en Viernes, 14 Julio 2017 06:29

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found