Domingo, 10 Septiembre 2017 07:26

La ruta de Irma por el norte de Las Tunas (+audio y videos)

Escrito por José Armando Fernández Salazar

Las Tunas.- Irma pasó a más de 100 kilómetros de la costa norte de la provincia de Las Tunas,  pero esa distancia resultó suficiente para que la tarde-noche del viernes 8 de septiembre se convirtiera en infierno para los habitantes de este oriental territorio.

Los municipios de Jesús Menéndez, Puerto Padre y Manatí fueron los que mayores afectaciones recibieron como resultado de los fuertes vientos, que llegaron a alcanzar rachas de más de 110 kilómetros por hora, lluvia intensa por encima de los 100 milímetros e inundaciones costeras como resultado de olas que sobrepasaron los cinco metros de altura.

Aunque la naturaleza exhibe hoy huellas de las fuerzas que se desencadenaron en poco más de seis horas de embate, los daños registrados en las instalaciones no son significativos y no se lamentan pérdidas de vidas humanas. A juicio de dirigentes y especialistas es muestra de una mayor percepción de riesgo por parte de la población.

                               PUERTO PADRE: "PARECÍA INTERMINABLE"
Las primeras imágenes de Puerto Padre durante el paso de Irma por la cercanía de sus costas rememoraron inmediatamente al desastroso Ike, que en el 2008 devastó la Villa Azul; sin embargo, un día después de las horas de desasosiego por el ruido de los vientos y las olas, la ciudad poco a poco trata de recuperar su ritmo cotidiano.

Gregorio Rafael Torres, jefe del Consejo de Defensa Municipal, explica que los principales perjuicios están localizados en las plantaciones de plátano. También se registraron derribos de árboles que afectaron el servicio eléctrico. En la zona de la playa las penetraciones del mar y los fuertes vientos ocasionaron daños en las instalaciones de la Salina, Puerto Carúpano, el hotel Brisas Covarrubias y un tramo de 40 a 50 metros del vial que conduce al balneario de La Boca. Hubo derrumbes totales, parciales y pérdida de techos de cubierta ligera en varias viviendas.

"Creo que esta vez hubo un poco más de conciencia para prevenir- dice-. En El Socucho estuvimos evacuando hasta las 2:00 de la madrugada porque los vecinos del lugar pusieron en zonas altas todas sus pertenencias y cuando el mar penetró no dañó tanto. Igualmente ocurrió con la protección de techos y casas. A ello hay que agregar que el fondo habitacional del municipio no es tan malo como hace algunos años".

En Puerto Padre se trabaja sin descanso para restablecer el fluido eléctrico aprovechando las baterías de grupos electrógenos instaladas, porque la provincia está desconectada del sistema Electroenergético Nacional. De igual forma se evalúan alternativas para facilitar la reconstrucción de las casas afectadas y se toman medidas para evitar el acaparamiento con la venta de alimentos y combustibles.

En la zona de La Morena, donde está instalada la Estación Meteorológica del municipio, uno de sus observadores, Nelson Justo Bruzón, se detiene un momento en su trabajo y la ayuda a los vecinos del lugar para describirnos "científicamente" cómo se percibió Irma.

IrmaenPuerto-padreSegún nos narra, el barómetro, un instrumento que mide la presión atmosférica, se convierte en el principal delator del organismo tropical. De pronto comienza a bajar rápidamente y con ello se deterioran en extremo las condiciones del tiempo. Para ese entonces ya no podían salir de la instalación y realizaban el seguimiento desde un lugar seguro.

Los instrumentos midieron una racha de 128 kilómetros por hora a las 2:20 de la tarde y vientos sostenidos entre 80 y 90 kilómetros por hora.

"El huracán estuvo frente a nosotros unas seis horas golpeándonos con fuerza y luego se alejó, pero todavía con una influencia de sus bandas de alimentación. En mis 36 años de trabajo aquí no he visto nada como Ike, en el 2008; sin embargo, este fue tan grande que si llega a estar más cerca hubiera sido tan o más desastroso que aquel", dice el especialista, quien ha tenido que dejar a un lado las dolencias de una conjuntivitis para realizar las observaciones junto a sus otros cuatro compañeros.

        CAYO JUAN CLARO: CUANDO EL MAR SE CONVIRTIÓ EN MONTAÑAS
irma puerto-padre 10La mayoría de los testimonios que nos encontramos en el camino hacia la localidad de Chaparra apuntan a Cayo Juan Claro como uno de los lugares donde con más fuerza se sintieron las influencias de Irma.

Nos estremece recorrer el pedraplén que lo conecta con tierra firme, el primero construido en Cuba, considerado demasiado frágil para la bravura que alcanzó el mar que lo rodea.

El pueblo parece un lugar fantasma, porque sus habitantes estaban en el Politécnico de Delicias, adonde fueron después de resguardar sus pertenencias. En Puerto Carúpano, Osvaldo Fernández Elías, director de esta unidad empresarial de base de la Empresa de Suministros Portuarios Centro-Este, narra que las imágenes de este 8 de septiembre fueron espeluznantes.

"La lluvia se hizo intensa a tal punto que no se veía nada a más de tres metros de distancia. Creemos que hubo rachas de más de 120 kilómetros por hora por la experiencia que tenemos de otras ocasiones. Las grúas del Puerto se movían de un lado a otro y las olas alcanzaban el primer paso de estas grandes estructuras. Debieron llegar a más de cuatro metros de altura. En un momento podimos observar claramente cómo el mar estaba por encima de la tierra y fue una de las cosas que más nos impresionó".

A pesar de ello, los daños no son tan grandes y el Puerto se mantiene operativo. Si bien el mar comprometió el terreno sobre el cual deben transitar los trenes de carga, los almacenes no sufrieron graves afectaciones y las más de diez mil toneladas de azúcar puestas allí, no se mojaron.

Ahora, además de restituir las cubiertas dañadas se empeñan en buscar un barco que estaba listo para convertirse en chatarra y que desapareció en las profundidades del fondeadero.

                             CHAPARRA: LA GENTE SE PREPARÓ MEJOR
Un carro Niva rojo, con una bocina, recorre de punta a punta el asentamiento de Chaparra. La copiloto constantemente lee noticias y recomendaciones sanitarias. Es la forma que han encontrado para mantener informados a los habitantes de un pueblo que se ha quedado sin electricidad.

irma puerto-padre 08La infraestructura eléctrica y la agricultura fueron los principales afectados. Recuperar a ambos no debe tomar mucho tiempo porque son servicios básicos para la población, nos explica Wílliam Ramírez Pérez, presidente del Consejo de Defensa Municipal en "Jesús Menéndez".

"Perdimos más de 500 hectáreas de plátanos y hay otras mil que pudieran recuperarse; de igual forma se dañaron varias hectáreas de tabaco, aquí se cosecha el 70 por ciento de toda la provincia. Hubo afectaciones en las infraestructuras de la Fábrica de Tableros de Bagazo, el Campismo de Corella e instituciones del Comercio y la Gastronomía.

Ramírez Pérez asegura que no se contabilizaron perjuicios en lo construido hasta ahora del parque eólico Herradura 1, a pesar de que en esta zona el mar tuvo una penetración bastante fuerte.

"Hemos tomado varias medidas para que se mantenga estable la situación higiénico-sanitaria. En la agricultura cosechamos lo que esté apto para el consumo y la estrategia es acelerar la siembra de la campaña de frío con cultivos de ciclo corto intercalados con plátanos", precisa el Dirigente, quien ya vivió la experiencia de Ike y considera que si las personas no hubieran sido más previsoras, esta vez los daños serían superiores.

                                          LA BOCA: BOYAS NÁUFRAGAS
irma puerto-padre 02La carretera que lleva hacia las zonas playeras del litoral norte de Las Tunas está llena de obstáculos: postes y árboles caídos, manadas de cangrejos que la cruzan desorientados, grandes bancos de arena arrastrados por olas enfurecidas. El tramo más peligroso son alrededor de 50 metros en lo que muchos conocen como Punta Blanca o "la curva que siempre se daña cuando hay mal tiempo".

A pesar de ello, hasta el lugar han comenzado a llegar carros de linieros y especialistas, de su labor depende restablecer el servicio eléctrico y telefónico en estos lugares.

Varias de las villas de veraneos han sufrido grandes afectaciones, pero quizás la imagen más desoladora sea la de una de las boyas que marcan la entrada a la bahía de Puerto Padre, arrastrada hasta playa La Llanita y golpeada con saña contra el diente de perro.
En La Boca encontramos otros destrozos, aunque no tantos como hubieran podido esperarse por las fuerzas naturales que durante 12 horas confluyeron allí.

Horas desesperantes para Werlais Infante, delegado de la Circunscripción playa La Boca-El Socucho, Consejo Popular 1, y para quienes le acompañaron protegiendo los recursos de los que se evacuaron en Puerto Padre.

Con los ojos cansados y una emoción que todavía se le escapa por su voz entrecortada, cuenta que vivieron momentos muy tensos a partir de las 4:00 de la tarde. Llegó un instante en que estuvieron incomunicados tanto del lado de La Boca, como de El Socucho (comunidades divididas por el cañón que sirve de entrada a la Bahía de Puerto Padre).

Un mapa y la red de Etecsa les permitió calcular la distancia a la que estuvo Irma, a unos 100 kilómetros, y posteriormente saber de los suyos y transmitir las primeras informaciones al resto del mundo.

irma puerto-padre 01Irma dejó destrucciones a su paso por la costa norte de Las Tunas, pero las medidas preventivas mitigaron sus efectos. Sin embargo, no faltaron las indisciplinas sociales de quienes se resistieron a la evacuación, las imprudencias de ilusos que menospreciaron la magnitud del fenómeno y el cinismo de otros que tratan de convertir los momentos de desdicha en oportunidades para negocios turbios.

El huracán deja desgracias, como familias que perdieron sus viviendas en una provincia donde alrededor de nueve mil esperan por una solución habitacional hace más de siete años. No obstante, aquí quedan otras experiencias que será necesario aprender y no olvidar.

Al alejarnos de la playa La Boca, donde hasta hace unas semanas miles de personas disfrutaban del verano y que hoy está inundada y llena de escombros, nos encontramos con caravanas de camiones que llegan con recursos y maquinaria para comenzar a restablecer servicios. También vienen expertos de la Delegación Provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Ellos nos explican que el daño ha sido considerable en la vegetación y las dunas de arena, lo que podría afectar aún más la dinámica de estos frágiles ecosistemas.
A pesar de ello, el medio ambiente encontrará un camino para reverdecer y perdurar. Una buena noticia en este sentido son las bandadas de flamencos rosados que han comenzado a llegar a los estuarios de este lugar para alimentarse. Su grácil presencia en el paisaje alimenta la esperanza de que, igualmente los hombres y las mujeres de la zona sabrán reponerse de este golpe de la naturaleza.

Visto 8186 veces Modificado por última vez en Lunes, 11 Septiembre 2017 15:50

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found