Domingo, 11 Marzo 2018 15:41

La verdad de Maray

Escrito por Yuset Puig Pupo

Las Tunas.- Se refugia tras el saludo a la bandera. Maray tiene los ojitos brillantes, pero está muy quieta. Sabe que es un día de seriedad. Dentro del colegio electoral el rojo de su pañoleta es, incluso, más intenso, y aunque hay conceptos muy grandes para sus 11 años, ella entiende que este domingo, su lugar junto a las urnas tiene un significado especial.

Le pregunto sobre el proceso eleccionario y su lógica me sorprende. Me cuenta que en otras partes del mundo son los soldados quienes custodian el voto del pueblo. En vez de uniformes escolares hay armas. Y nadie sonríe porque no hay optimismo, ni confianza ni rostros de pequeños que invitan a creer en el futuro.

A Maray sus padres y maestros le han enseñado desde muy temprano a honrar las elecciones porque eso significa la continuidad de un proceso, escuelas para los infantes, hospitales, parques donde pasear y la perpetuidad del sistema que ha estipulado, cual ley, que los niños son la esperanza del mundo.

Junto a sus compañeros, la veo intercambiar ideas, arreglar su pañoleta de vez en vez y seguir con la mirada la fila de personas con las boletas en mano. La verdad en los ojos de Maray se vuelve irrefutable: no se trata de consignas ni discursos de apología. El voto en Cuba es una forma de patriotismo, de esperanza, de ser cabal con nuestra historia y la inocencia de los niños.

Visto 568 veces Modificado por última vez en Domingo, 11 Marzo 2018 17:07

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found