Viernes, 14 Abril 2017 02:12

Nunca habrá muerte cierta para Eduardo Galeano

Escrito por Graciela Guerrero Garay

Alguna paloma voló por el poeta este jueves. En la mesa de El Café Brasileño, en ese Montevideo donde lo recuerdan y extrañan, dos años después de su partida la muerte no existe. América Latina sigue con sus venas abiertas y Eduardo Galeano no nació para morir. En cada golpe de su pluma vive la esperanza que buscan los desaventurados de este mundo.

Más de un amigo y poeta le ha mentado hoy. Cuando la tarde empieza a tejer la noche en los talones del tiempo, los tuneros que aman la lectura lo citan, otra vez, entre los tragos de café o el té de la tarde, quizás en un vino o la copa de licor. No es una costumbre perdida, aunque muchos apuestan que solo algunos deciden complacerse.
De cualquier modo, Cuba y los tuneros llevan –llevamos– a este escritor, intelectual y político que un 13 de abril tuvo la mala idea de conspirar con los silencios eternos, en esos lazos de amor que él, de infinitas maneras, dejó constancia de sentir por la Revolución y los cubanos.
Valgan sus palabras para apretar estas memorias... "A veces me angustia. A veces le tengo miedo. A veces me resulta indiferente, y otras veces, las más frecuentes, creo que la muerte y el nacimiento son hermanos. Que la muerte ocurre para que el nacimiento sea posible. Y que hay nacimientos para confirmar que la muerte nunca mata del todo".
Incuestionablemente, Galiano no murió. Anda escondido en la nueva llamarada de las letras.

Visto 1894 veces Modificado por última vez en Viernes, 14 Abril 2017 09:47

Artículos relacionados (por etiqueta)

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found