Sábado, 14 Julio 2018 05:50

CIGB: Ciencia a favor de la salud (+audios)

Escrito por Misleydis González Ávila

Las Tunas.- Desde los inicios de la Revolución, Fidel Castro Ruz apostó por el desarrollo de las ciencias. Con mirada previsora hizo de este país una tierra próspera en hombres de pensamiento y acción. De su genialidad nació el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), que es hoy uno de los baluartes del avance científico cubano.

director-CIGBEn estos 32 años de existencia, la institución ha alcanzado un elevado nivel en la investigación, producción y comercialización de productos biotecnológicos. El excepcional desempeño de sus trabajadores contribuye al progreso económico y social de la Isla.

Actualmente permanecen inmersos en 58 proyectos de indagación y cinco de ellos forman parte de los ocho elegidos de máxima prioridad por el grupo empresarial BioCubaFarma. Con firmes pasos se encaminan a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las diferentes enfermedades.

Ocupan a los investigadores la elaboración de nuevas formulaciones del Heberprot-P, que ha beneficiado a más 250 mil personas que padecen úlceras de pie diabético en 26 países. También laboran en un péptido sintético para la isquemia cardíaca, un medicamento para la artritis reumatoide, un tratamiento de la isquemia cerebral y una vacuna terapéutica para los tumores sólidos.

El doctor Gerardo Guillén Nieto, director de Investigaciones Biomédicas allí, explica a 26 Digital que todos los proyectos disponen de patentes con una vigencia de 20 años, que respaldan su innovación.

"De ahí la importancia de la rapidez en la ejecución, teniendo en cuenta que al vencerse, otras compañías pueden desarrollar los mismos productos. Hoy, uno de nuestros retos es renovarlas para alargar la protección", expone.

CIENCIA, NOVEDAD E INNOVACIÓN

El CIGB se distingue por la diversidad de áreas terapéuticas y de tecnologías. "Lo mismo trabajamos en las enfermedades infecciosas que en las afecciones oncológicas, cardiovasculares, autoinmunes, neurodegenerativas...

"Nos enfrascamos en aquellas que constituyen las principales causas de mortalidad en el país y forman parte de las prioridades del Sistema de Salud por su alta incidencia, principalmente en la infancia y la tercera edad".

Los productos biotecnológicos cubanos han tenido un gran impacto social y el primero fue la introducción de la vacuna profiláctica contra la hepatitis B, que desde 1992 se aplica masivamente a todos los recién nacidos.

"Nosotros introdujimos la vacuna -comenta- solo con un mes de diferencia con respecto a los Estados Unidos. En el año 2000 ya teníamos el resultado en los indicadores de salud que esa nación logró dos lustros después. No solo se trata de concebir el producto, sino ponerlo a disposición de la población".

Tan así es, que a solo dos años de registrarse el Heberferon para el cáncer de piel no melanoma, muchos pacientes ya reciben sus beneficios. El novedoso fármaco permite la reducción de la masa tumoral y la cura de las lesiones, además de evitar complejas cirugías en partes delicadas como las orejas, la nariz, los párpados y la zona periocular...

"En nuestra cartera de investigación y desarrollo tenemos varios proyectos contra los tumores malignos; la mayoría en etapas avanzadas de estudio clínico. Significa que no solo es prueba a nivel de animales, sino en humanos con resultados positivos".

Al decir de Guillén Nieto, existe una integración entre la industria biotecnológica y el Ministerio de Salud que no solo posibilita la producción de nuevas drogas y medicamentos, sino también, la implementación de diferentes programas. "En ellos resulta vital la contribución de la sociedad; nada ejerce tanto impacto en el cáncer como disminuir el tabaquismo y llevar una vida saludable".

HACIA UNA MEDICINA DE PRECISIÓN

En la actualidad se apuesta, además,  por la elaboración de un programa nacional de Medicina de Precisión. Se trata de entender la individualidad de las enfermedades para abordarlas con la mejor terapia.
"El moderno paradigma -explica- se encuentra en pleno proceso de indagación. Estas terapias consisten en la identificación de marcadores biológicos, diagnósticos por imágenes y otros sistemas de diferenciación, incluso, hábitos de vida, que permiten estratificar a los pacientes por grupos y  los fármacos que tendrán mayor efecto según las especificidades.

" A nosotros nos ocupa, fundamentalmente, los marcadores moleculares que pueden ser proteínas, genes... Con estos biomarcadores podemos predecir la efectividad del tratamiento en las personas".

Con el tiempo, tan prometedora rama será una parte esencial del trabajo preventivo y curativo de varias especialidades médicas, principalmente de la oncología, y contribuirá a reducir la amenaza de los padecimientos. En esa dirección camina el CIGB, institución que permanece de cara a los avances mundiales y cada día hace ciencia a favor de la salud.

Visto 1461 veces Modificado por última vez en Sábado, 14 Julio 2018 12:06

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0